Negocio

Abertis lastra el beneficio de ACS, que cae un 30,9%

Spread the love

El grupo constructor y de servicios ACS ganó 361 millones de euros en los seis primeros meses del año, un 30,9% menos que en el mismo periodo de 2019, cuando su beneficio fue de 523 millones de euros.

La principal responsable en la merma de las ganancias del grupo fue Abertis: si bien entre enero y junio de 2019 su beneficio fue de 104 millones de euros, en ese mismo periodo de 2020 ha registrado unas pérdidas de 37 millones de euros. Sin contar a Abertis, el beneficio de ACS hubiera sido de 398 millones de euros, lo que hubiera supuesto una merma del 5,1% respecto a la cifra comparable de hace doce meses, cuando las ganancias ascendieron a 419 millones de euros.

Según expone la compañía en la nota en que explica sus cifras del primer semestre del año, «Abertis se ha visto sustancialmente afectada por las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad decretadas en la mayoría de los países donde opera, que han provocado drásticas caídas en el tráfico medio diario desde la segunda quincena de marzo de 2020». Ello ha afectado «significativamente» a su resultado. Eso es lo que explica que su contribución al beneficio neto del grupo haya sido negativa.

La compañía aclara que, a medida que se han ido levantando las restricciones al movimiento, se ha experimentado una recuperación del tráfico, principalmente, se precisa, en España y en Francia.

Abertis no es la única pata del conglomerado de ACS que ha sufrido durante la pandemia y el estado de alarma. En Clece también se paralizaron o se redujeron de manera significativa las actividades de limpieza o de mantenimiento de las instalaciones que cesaron su actividad como centros escolares, de ocio o transporte aéreo. Ello se vio compensado, pero mínimamente, por el refuerzo de los trabajos en centros hospitalarios y dependencias públicas.

En cuanto a la construcción, dado que se consideró actividad esencial en la mayoría de los países, el impacto ha sido más limitado.

De esta manera, el beneficio neto de la división de construcción se redujo un 3,7% interanual, desde los 184 a los 177 millones de euros; mientras que la de servicios cayó casi un 97%, desde los 19 millones hasta el millón de euros. En cuanto al negocio de servicios industriales se contrajo un 7%, desde los 221 millones de euros de beneficio del primer semestre de 2019 hasta los 206 millones del mismo periodo de 2020.

Respecto a las ventas, ascendieron a los 18.337 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,6%, pero en el segundo trimestre la caída fue de un 8%.

La cartera de la compañía alcanza los 75.812 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,9% en los últimos doce meses.

A 30 de junio, el grupo contaba con una deuda neta que ascendía a los 2.699 millones de euros, frente a los 54 millones con que cerró diciembre de 2019. La empresa justifica esta evolución atribuyéndola a la «estacionalidad propia del periodo que implica una salida de caja por variación del capital circulante» y por «las inversiones realizadas en el periodo», entre otras razones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *