Cultura

Ahsoka Tano: El retorno de la Jedi

Spread the love

Una tropa escondida en un bosque de árboles afilados, en un mar de bruma, pisando ramas rotas por otros. De la niebla brotan dos espadas que desenvainan al ritmo de una gota de agua. Su portador es un fantasma que clama justicia mientras se abre paso hacia el castillo de la magistrada. Al llegar a la muralla anuncia sus intenciones, advierte al enemigo y ofrece un día más. Luego se marcha sin hacer ruido, como si fuera una hoja flotando que se pierde en el viento… El capítulo 13 de ‘The Mandalorian’ es un homenaje a la esencia más profunda y latente de ‘La Guerra de las Galaxias’: Akira Kurosawa.

Lo voy a decir: la llegada de Ahsoka Tano (Rosario Dawson) es más emocionante que el regreso de Luke Skywalker en la última trilogía. De hecho, ‘The Mandalorian‘ es la gran continuación de ‘El retorno del Jedi’ porque bebe fundamentalmente de las raíces que dieron sentido a la galaxia de George Lucas. Porque detrás de la serie está Dave Filoni, un director cuya única preocupación era contar una historia de la mejor manera posible. Y, volviendo a las películas (partiendo de que disfruto todas), el Episodio VII es muy divertido y emocionante; el VIII es el mejor film de todos; y el IX es la peor entrega de la saga porque confirma la sospecha: no hay una intención clara.

‘The Mandalorian’ crece a cada paso porque más allá del cazarrecompensas, del bebé, del potente carisma de western, hay una historia consistente que arriesga, que innova y que sorprende. Y todo sin perder de vista al fan que lleva cuarenta años pendiente de lo que pase ahora. Es un producto genuino, desde su música hasta sus diálogos. Empieza una generación para la que ‘Star Wars’ será una serie rodeada de películas. Y Ahsoka Tano será su maestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *