Historias destacadas

Calviño fía a la vacuna y el ‘efecto Biden’ la salida al parón económico de octubre

Spread the love

De pronto, se atisban luces al final del túnel, rayos de esperanza, motivos para el optimismo… La retahíla de lugares comunes para verle el lado bueno a las cosas ha sido enumerado este mediodía por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, para definir el momento actual. ¿Lo peor, como se ha visto durante un mes de octubre nefasto en las cifras, ha pasado? Para la economía, podría ser. Al menos, es lo que cree la máxima responsable de los números en el Gobierno de coalición. Hay que concentrar los esfuerzos ahora en sostener lo que puede quedar más en precario, pero sí, la respuesta es afirmativa.

Por todo ello, por apuntalar lo más inmediato, el Gobierno tiene previsto aprobar en el próximo Consejo de Ministros nuevas medidas de apoyo a empresas y autónomos, entre ellas la inclusión de bonificaciones y extensiones de los períodos de carencia y amortización de los créditos ICO otorgados para hacer frente a la pandemia de coronavirus. Así lo ha avanzado hoy la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital durante la clausura del XXV Encuentro de Economía de S’Agaró, que se ha celebrado en Barcelona. Estas medidas han de permitir evitar que empresas viables acaben cerrando por problemas de solvencia causados por la caída transitoria de la actividad.

EFE

En el plazo de un mes pueden caer los presidentes más poderosos del mundo o sumirse el planeta en una segunda ola que ha sido un tsunami, pero es también el tiempo que ha pasado desde que se presentó el proyecto de Presupuestos Generales del Estado y una serie de previsiones macroeconómicas que nadie se creyó al norte de los Pirineos. Ahora, Calviño se aferra más que nunca a sus cuentas, que pronosticaban un rebote del 7% y puede que hasta de dos o tres puntos más en 2021 gracias al Plan de Recuperación y a poco que fueran bien las cosas. “No soy optimista ni pesimista: soy realista”, ha proclamado antes de quitarse capas de grises de encima.  

Lo que quiere decir en este caso que es más optimista que pesimista. Porque nada más declararse pragmática ha detallado las cuatro grandes amenazas que se cernían sobre la economía española y que podrían haber derivado en lastre mortal en la recuperación de la crisis. Y tres de ellas han recibido buenas noticias en la última semana. 

Uno por uno han caído los jinetes del Apocalipsis económico que batieron los resultados económicos el pasado mes de octubre y paralizaron el rebote que se esperaba. El más importante de los riesgos era el sanitario, que la segunda ola pusiera freno y arrastrara todo lo demás en forma de nuevas restricciones y retrasos en la toma de decisiones empresariales. Pues bien, la euforia desatada por el anuncio realizado el pasado lunes por Pfizer de una inminente vacuna contra la Covid ha despejado el panorama por este flanco.

En segundo lugar, ha seguido relatando la ministra económica, estaban las tensiones comerciales y geoestratégicas. Sin necesidad de ponerle nombre y apellidos, la derrota de Donald Trump, confirmada hace justo una semana en estos momentos, viene cambiar el tablero al que se enfrentan las economías en sus flujos internacionales. 

En tercer lugar, España también temía que el reparto de fondos comunitarios e inversiones de la Unión Europea pudiera tardar más de lo deseable y, una vez más, las noticias procedentes de Bruselas durante estos días pasados se llevan los nubarrones consigo. Sin embargo, el mayor miedo del Ejecutivo de Sánchez se encontraba en sufrir una histéresis en los principales indicadores, es decir, que el parón detectado en octubre se convirtiera en ancla estructural para la economía: empleo, inversión empresarial, confianza… 

Todos estos detalles, como también ha apuntado esta mañana el responsable de la Seguridad Social en lo que respecta a las afiliaciones, parecen matizarse a mejor durante el mes de noviembre. “Es en este punto donde tenemos que concentrar todos nuestros esfuerzos”, ha apuntillado Calviño. De ahí la ampliación de medidas para empresas que abordará el próximo Consejo de Ministros.

En esta misma línea y en idéntico escenario empresarial, la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha anunciado este sábado que el Gobierno impulsará una “acción inmediata” para el sector del comercio destinada a salvar la campaña de Navidad, dadas las restricciones para frenar los contagios de Covid-19, que han afectado a gran parte del tejido comercial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *