Cultura

Carlos Marco: «Intento que los niños vean ‘Idol Kids’ como un juego»

Spread the love

‘Idol Kids’ entra esta noche, a las 22.00 horas en Telecinco, en la recta final. Tan solo quedan cuatro programas -tres semifinales y la gran final- para que el ‘talent show’ presentado por Jesús Vázquez elija, de la mano del público y los jueces Edurne, Isabel Pantoja y Carlos Jean, quién de los 36 pequeños artistas se erige como vencedor y se hace con una formación musical valorada en 5.000 euros. En cada semifinal actúan doce de ellos, y viven la gala en la ‘sala de los nervios’ acompañados de Carlos Marco, cantante del grupo Mantra y exmiembro de Auryn, que también ejerce de director musical de ‘Idol Kids’.

-¿Qué espera de estas semifinales?

-Lo que tienen de especial las semifinales es que los concursantes empiezan a hacer ‘show’. Ya no es solo presentarse al ‘casting’ o los ‘rankings’ (las fases anteriores), donde intentan llegar a las galas. Aquí tienen todo el escenario para ellos, y el equipo ha montado una puesta en escena increíble para cada uno. Han trabajado muchísimo las canciones y van a demostrar al máximo de lo que son capaces.

-¿Cómo entró en el mundo de los ‘talents’?

-Llevo muchos años dedicándome a la música y, además de cantar, componer y producir, tengo mis propias escuelas de música. Entonces, empecé a trabajar como director musical en otros formatos, como ‘Got Talent’, y apostaron por mí también para ‘Idol Kids’. Mi papel es ayudar como director musical y ser el hombro de los niños en la ‘salita de nervios’ (risas). Les echo un cable todo lo que puedo en los ensayos y en las galas para que lo hagan lo mejor posible.

-¿Le ha sido fácil tratar con los niños?

-Al llevar tantos años, estoy bastante acostumbrado. He hecho muchas firmas de discos, conciertos… y estoy muy acostumbrado al trato con gente joven. No soy una persona que ahora tenga en mente tener un hijo o formar una familia cuando sea más mayor, pero trabajar con ellos me encanta. Me parece que son esponjas. Con los consejos son muy diferentes a los adultos, porque los cogen y los aplican enseguida, aunque luego son muy trastos y es superdifícil tener a catorce niños en la salita, que me la lían un montón (risas). Pero me lo paso muy bien con ellos.

-¿Se ve reflejado en ellos?

-Sí, en muchos. En algunos no especialmente, por el estilo, pero al final eso acaba dando igual, porque esto es el principio. Estar un poquito más perdido y buscar a alguien que te aconseje lo hemos hecho todos, y por eso me veo reflejado en ellos e intento que, al margen de lo que pase, lo vean como un juego; que estar en el programa es increíble, pero si no están, no pasa nada y no significa que sean menos artistas.

-¿Tiene favoritos de puertas para dentro?

-Es inevitable que algunos te gusten más y otros menos, claro. Sobre todo por la afinidad de estilos. Aunque hemos hecho todo tipo de géneros -regionales, en inglés, español…- y cuando los empiezas a trabajar también aprendes mucho. He aprendido de los niños estilos que no conocía, y algunos de los que no me gustaban los están haciendo cada vez más y mejor.

-Isabel Pantoja es miembro del jurado. ¿Cómo la ha visto?

-Muy bien, dentro de que es incapaz de decir que no (risas). Es superior a ella, y ha dado muy poquitos noes, pero esa es su personalidad. Ella es así, y hay que decir que ha entrado a todo y ha cantado con todos los niños. Me gusta mucho ver cómo una persona como ella, que lleva tantísimos años y tiene esa trayectoria, apuesta todo por el formato. Además, hay muchos que son fans de Isabel, con lo jóvenes que son.

-Ahora está con el grupo Mantra. ¿Se ve más en este mundillo ya que en el otro, o todo es música al fin y al cabo?

-Al final, todo es música. Llevo toda la vida cantando, pero la televisión también me ha gustado siempre. Me apasiona y voy a intentar compatibilizar las dos cosas. Si puedes vivir de algo con lo que disfrutes, ¿por qué no probarlo todo?

-Estuvo a punto de ir a Eurovisión con Auryn, y años después va a ir Blas Cantó en solitario. ¿Hay algo de ‘envidia’ o más alegría?

-Alegría absoluta. Conozco tanto a Blas que sé que tiene esa cosita de ir a Eurovisión desde pequeño. Ya lo intentó también para ir a la versión Junior y todo, y yo estoy muy feliz por él. Eurovisión me produce mucho respeto, porque hay que dedicarle mucho trabajo y mucho cariño, y luego, estás muy expuesto. Yo creo que no iría, pero no porque no admire el formato o no me guste el festival, sino porque creo que no está hecho para mí, por la responsabilidad que tiene, la dedicación que le tienes que poner, y por estar tan expuesto.

-Precisamente, hace unos días Blas Cantó y Rocío Monasterio intercambiaron unos tuits sobre Eurovisión.

-Sí… aunque yo intento mantenerme un poco al margen. Yo creo que Blas lo sintió así, quizá se sintió ofendido, y decidió responder. Los representantes están sometidos a mucha presión, porque Eurovisión siempre está acompañado de mucha crítica. Fue una reacción a la que tampoco le doy mucha importancia, aunque la gente sí lo haga, que también soy consciente de ello (risas). Supongo que también es porque lo conozco desde hace muchos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *