Cultura

Casillas cuelga las alas en Movistar

Spread the love

Iker Casillas decidió poner fin a su carrera deportiva el pasado mes de agosto, pero para entonces Movistar ya llevaba acompañándolo más de un año, desde julio de 2019, apenas dos meses después de que sufriese un infarto durante un entrenamiento con el Oporto.

La plataforma presentó ayer ‘Colgar las alas’, una serie documental de seis capítulos que repasa en más de cinco horas, las mejores de las cien que han sido grabadas, según Movistar, la vida del ya exportero de fútbol, y que se estrena el viernes 27 a las 22.00 horas de forma simultánea en sus canales #0 y #Vamos. Además, a esas horas habría que sumarle todas las de la videoteca, con imágenes que abarcan desde 1997, cuando todavía estaba en las categorías inferiores del Real Madrid, hasta sus últimos días como guardameta del equipo portugués. «Tenemos la vida de Iker Casillas en imágenes desde que tenía 13 años», comentó en la rueda de prensa Luis Fermoso, director de la serie documental.

A él le acompañaron el comentarista deportivo Carlos Martínez, que aseguró que se trata del «proyecto de deportes más ambicioso en la historia de la plataforma», y que intenta «poner el género de los deportes al nivel de producción de otros, como la ficción», y el propio Iker Casillas, que abordó todo tipo de temas, desde la vivencia en primera persona del infarto, hasta la posible reacción de sus ‘enemigos’ tras ver el documental. «No me gustaría adelantar nada, ni dar ninguna titular, para que la gente pueda sacar alguna conclusión, o no, pero creo que le va a gustar a unos y a otros», dijo el portero, que opina «que es una manera muy buena de poder transmitir la sinceridad». «Quizá, cuando tienes un golpe tan duro como el que tuve yo hace un año y medio, tu cabeza cambia, tu mentalidad, y tus ideas no tienen nada que ver con las anteriores, y eso nos humaniza un poco más. Estoy convencido de que le va a gustar a casi todo el mundo», afirmó sobre la serie, que cuenta con la participación de un buen número de gente importante en su vida, incluido el entrenador José Mourinho.

El primer capítulo del documental está dedicado al día en el que Casillas empieza a encontrarse mal durante los ejercicios con el Oporto, y que acaba con él en el hospital, consciente, pero sin saber que le había dado un infarto, algo que sí conocían otras personas de su entorno, como su mujer, Sara Carbonero. De hecho, tras la operación, el guardameta le dijo al médico que casi le da un infarto, y este «empezó a descojonarse de risa», porque era lo que realmente había ocurrido. También le preguntó a la doctora si iba a poder jugar el próximo partido, o dentro de 2 meses, pero la realidad era otra muy distinta.

A partir de ese momento, y ante la gravedad de lo ocurrido, el documental acompaña a Casillas durante su recuperación en su intento por volver al fútbol mientras hace un repaso a toda su carrera, desde que iba al instituto y lo llamaba el director porque tenía que viajar a Noruega por una posible lesión de Santiago Cañizares, portero del equipo blanco por aquel entonces, o su debut con el primer equipo en San Mamés, bajo las órdenes de Benjamin Toshack, quien decía que tenía «cabeza de viejo encima de hombros jóvenes».

Y mezcladas con esas imágenes, las de un Iker que asegura que todavía no ha sido capaz de volver a disfrutar del fútbol, y que reconoce que a los 6 o 7 meses de sufrir el infarto fue cuando supo realmente que el sueño de volver se le escapaba, poniendo el punto final a su carrera hace unos meses. Pero para él, «lo principal no es ver a un Iker Casillas que tiene durante estos 16 meses una línea temporal en la que se va sobreponiendo a ver si llega hasta su sueño, que es volver a jugar», sino que quería que la gente viese lo que puede pasar cuando se sufre algo así e intentar «dar un poco de energía a esa persona que se cae un poco en un pozo». «Mucha gente se viene abajo y no tiene esa fuerza y esa energía para volver a recuperarse, y yo creo que es necesario transmitirle a esa gente que se puede hacer, y que luego te van a seguir pasando infinidad de cosas», finaliza el meta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *