Historias destacadas

CEOE fuerza un debate sobre el papel de las ETT en la mesa de la reforma laboral

Spread the love

CEOE no se quiere limitar a debatir sobre el guión de temas que el Ministerio de Trabajo ha diseñado para la mesa de diálogo social que debe alumbrar en las próximas semanas la futura reforma laboral y está decidida a que se hable también de otros asuntos. Y pretende que uno de esos ‘otros asuntos’ sea la reconsideración del marco regulatorio de las agencias de empleo, las anteriormente conocidas como ETT, para equipararlo al que ya existe en los principales países de la Unión Europea y remover de paso las restricciones que condicionan su actividad, según ha confirmado a La Información fuentes tanto de CEOE como de los sindicatos.

La patronal entiende que ha llegado el momento de abatir los prejuicios que pesan sobre las agencias de empleo y de aprovechar su potencial como herramienta para facilitar la flexibilidad interna de la gestión de personal de las empresas y para canalizar la temporalidad regular del mercado de trabajo. El Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia ha abierto una ventana de oportunidad para lograrlo. La llegada de los fondos europeos y la ‘condicionalidad silenciosa’ que los acompaña han forzado al Ministerio de Trabajo a variar la hoja de ruta que había trazado para derogar lo que han denominado como los aspectos más lesivos de la reforma laboral del PP y darle una vuelta a la regulación laboral del país.

La reinstauración de la ultraactividad de los convenios colectivos, la hiperregulación de la subcontratación y la recuperación de la prioridad aplicativa de los convenios sectoriales sobre los de empresa han pasado de asuntos prioritarios a elementos complementarios de una reforma en la que Bruselas exige a España medidas decididas que sirvan para reducir de forma urgente los elevados niveles de temporalidad que lastran el mercado laboral español y que según han señalado las autoridades europeas en todos y cada uno de los informes realizados sobre España constituyen uno de los determinantes de los elevados niveles de paro del país.

Con la lucha contra la temporalidad como prioridad número uno de las medidas de reforma laboral que debe aprobar el Gobierno antes de final de año, CEOE rechaza que el diálogo se centre en exclusiva como pretende Trabajo en la eliminación de las figuras contractuales que canalizan la temporalidad del mercado laboral y la limitación del periodo de tiempo durante el que se puede prolongar este tipo de contratos, y aspira a sacar adelante medidas que garanticen una cierta flexibilidad interna en las empresas a la hora de recurrir a relaciones laborales por tiempo determinado, que consideran esenciales para atender a los picos temporales de actividad que se pueden presentar a lo largo de un ejercicio.

En ese guión alternativo de asuntos, entre los que figuran fijar la duración máxima del contrato temporal en tres años como el Gobierno ha regulado para los contratos de interinidad del sector público o garantizar la supervivencia del contrato de obra y servicio aunque sea con una versión más restringida, la organización empresarial quiere que se hable del marco regulatorio de las ETT, que desde hace años arrastra una serie de restricciones a su funcionamiento que observan como obsoletas e incluso ineficientes para el adecuado funcionamiento del mercado de trabajo.

Los sindicatos admiten que CEOE ha puesto el asunto encima de la mesa. Subrayan que no lo consideran una prioridad, pero en principio no se oponen a hablar del asunto, aunque las posiciones de CCOO y UGT respecto al asunto también presentan matices al respecto.

En el punto de mira de CEOE, por ejemplo, las limitaciones regulatorias y ‘de facto’ que aplican las Administraciones Públicas para evitar recurrir a agencias de empleo para cubrir sus necesidades de empleo temporal, pero también las limitaciones legales que subsisten en la normativa y que impiden que las agencias de empleo puedan poner personal a disposición en sectores de actividad con riesgos biológicos, como las empresas cárnicas, o en sectores que trabajan con materiales peligrosos. El sector se ha quejado históricamente de que las empresas de estos sectores puedan contratar sin ningún control en el mercado personal sin formación alguna para cubrir sus necesidades temporales de empleo, mientras a las agencias privadas se les impide operar en esos ámbitos pese a poder garantizar estándares de formación y preparación más elevados.

“En los últimos años países de la Unión Europea como Francia o Italia han modificado su legislación para ampliar el radio de acción de las agencias de empleo en la gestión de la temporalidad del mercado de trabajo”, subraya el presidente de la patronal de las agencias de empleo, Asempleo, Andreu Cruañas. “No lo han hecho porque sí, lo han hecho porque han comprobado que es un modelo que no sólo garantiza a las empresas la flexibilidad que necesitan en la cobertura de sus necesidades de personal, sino que también proporciona una mayor seguridad a los trabajadores”.

El sector enarbola desde hace años números que indican que los contratos de puesta a disposición de personal de las agencias de empleo constituyen uno de los caminos más rectos para que los jóvenes consigan un contrato fijo en una empresa – el 30% lo consiguen, un porcentaje muy superior a la media del mercado laboral-; ha hecho un esfuerzo por incrementar sus inversiones en formación y prevención de riesgos laborales, y presume asimismo de que por ley está obligado a garantizar a los trabajadores que pone a disposición de las empresas las mismas condiciones que sus compañeros, lo que supone un antídoto contra cualquier intención de precarizar las condiciones laborales de los temporales. Y en ese camino están encontrando la  complicidad del Gobierno y de los agentes sociales, con los que se ha constituido una mesa de diálogo social para instaurar un estándar de prevención de riesgos específico para los trabajadores temporales que pongan a disposición las agencias de empleo.

Los documentos internos en los que ha venido trabajando CEOE en los últimos meses no sólo plantean la eliminación de las prohibiciones y restricciones regulatorias al trabajo de las empresas de trabajo temporal, en línea con lo previsto en las Directivas Europeas, sino también la posibilidad de dotar a las agencias de empleo de un modelo de contrato específico similar al ‘fijo-discontinuo’ y de un espaldarazo reputacional para desterrar el sesgo negativo de las ETT y presentar a las agencias de empleo como un instrumento para canalizar una temporalidad que no implique precariedad por condiciones laborales, formación y prevención de riesgos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *