Cultura

Chicote: «Ahora parece que los restaurantes son la boca del lobo»

Spread the love

Alberto Chicote (Madrid, 51 años) vuelve a ponerse mañana, a partir de las 22:30 horas, el traje de investigador en la tercera temporada de ‘¿Te lo vas a comer?’. El cocinero y presentador de televisión se pone de nuevo al frente del programa de La Sexta para dar respuesta a las denuncias de los ciudadanos y descubrir negligencias, escasez de inspecciones sanitarias, productos ilegales, fallos en la cadena de control alimentaria, e innumerables engaños al consumidor.

-Decía en la segunda temporada que le llegaban muchas cartas y mensajes por Instagram en relación con el programa. ¿Ha seguido pasando?

-Es cierto que nos hemos planteado esta tercera temporada a partir de diferentes denuncias que nos han ido llegando, de gente que dice: ‘Oye, mira, en mi sector ocurre esto’. En ‘¿Te lo vas a comer?’ siempre partimos como punto base de un problema o de una denuncia que alguien lleva a cabo. Por ejemplo, mañana arrancamos con dos programas: uno sobre el pan (‘El timo del pan’) y otro sobre los productos ecológicos (‘El fraude de la comida ecológica’). En los dos casos partimos de gente que está elaborando un producto que cumple con la normativa y que denuncia que hay quienes no están cumpliendo con ella. Y nosotros hemos ido tirando del hilo para ver qué nos encontrábamos y cuánto hay de verdad y cuánto no.

-¿Hay mucha mentira dentro del sector?

-Es difícil cuantificarlo. Haría falta un estudio mayor del que nosotros podemos hacer, pero sí puedo decir que nos hemos puesto a buscar y, sin muchas dificultades, hemos encontrado determinados fraudes que el consumidor sufre sin poderlo evitar. Al final, resulta que los consumidores estamos desvalidos frente a aquellos que nos cuelan un producto por otro a la primera de cambio.

-¿Estos casos escaman más a alguien como usted?

-Hombre, nos afectan del mismo modo, porque todos comemos y todos queremos cuidar aquello que nos llevamos a la boca, pero es cierto que yo hago un consumo mayor de productos, porque no solamente compro para mi casa sino que además compro para otros. Entonces, me gusta saber que esa calidad que le estoy ofreciendo a mi cliente está refrendada en un producto que es el que yo quiero comprar. Me esfuerzo por comprar un producto que sea de origen nacional y de la máxima calidad, pero si resulta que alguien me está colando los pepinos de Dios sabe dónde como si fuesen de aquí… Y eso es algo que yo no puedo vigilar. Lo tiene que hacer una institución o un organismo por mí.

-También hay un capítulo dedicado a la comida asiática.

-Más que a la asiática, está dedicado a la comida que en mayor medida pedimos a domicilio en España. Antes de la pandemia, sin que hubiese esta explosión que hay ahora de que todos los restaurantes te llevan la comida a casa para intentar salvar esta situación tan complicada que vivimos, vimos que la comida que más se podía a domicilio era la asiática. Por eso nos fuimos a buscar cuál es la percepción que tiene la comunidad china en España de esos restaurantes y cómo y de dónde viene esa comida que te llega a casa.

-¿Usted suele pedir a domicilio?

-La verdad es que no, porque ya me la hago yo (risas). No necesito que nadie venga a traerme la comida, pero es mi caso particular, porque no todo el mundo se puede preparar todo en casa.

«Los consumidores estamos desvalidos frente a aquellos que nos cuelan un producto por otro»

-A pesar de haberlo estado haciendo durante todo el día en el restaurante.

-No. Yo elijo el tipo de cosas que me vienen bien para un día o para otro, o el día que tengo más tiempo elaboro comida para unos cuántos días… Por ejemplo, como hoy no tengo tiempo para cocinar, porque voy a estar toda la mañana haciendo entrevistas, pues ya me lo dejé hecho ayer. Entonces, tengo unos chipironcitos que más tarde pondré al fuego y, cuando tenga el parón de la comida, me los comeré. Y como Dios.

-¿Cuándo se grabó esta temporada?

-Justo antes de la pandemia. De hecho, teníamos pensado haber grabado ocho programas, pero no pudimos terminarlos todos. Nos encontramos con el confinamiento justo cuando estábamos grabando, así que tenemos una temporada un poquito más corta de lo habitual. Las anteriores fueron de ocho y esta va a ser de seis.

-¿Cómo ha vivido este año tan malo para la hostelería?

-Personalmente, bien, porque en mi familia no hemos sufrido, como en otras, el haber perdido a algún ser querido. Y empresarialmente y laboralmente… pues qué desastre. Teníamos previsto haber terminado de grabar ‘¿Te lo vas a comer?’ y haber empezado inmediatamente la octava temporada de ‘Pesadilla en la cocina’, y no pudimos, porque en estas condiciones no se puede todavía grabar un programa así. Y en cuanto a los restaurantes, pues estamos intentado salir adelante como vamos pudiendo, pero es muy complicado, porque parece que todo lo que nos rodea se nos ha puesto directamente en contra. Por un lado, hay gente que no quiere salir de casa porque tiene miedo a los contagios, y luego, la imagen que se ha creado alrededor del sector tampoco ayuda. Parece que somos los responsables de la mayor parte de los contagios que se han producido en el país y que los restaurantes son la boca del lobo. Entonces, todo es muy, muy, muy difícil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *