Cultura

Cocco Lexa, el artista urbano que viene: «Me siento aún en el escalón número 0 de un largo camino»

Spread the love

El crecimiento y cada vez mayor influencia de la música urbana en España dieron al granadino Cocco Lexa (1997) una oportunidad en la vida que no esperaba. «Hace tres años, cuando estaba metido en un piso de estudiantes, me costaba imaginarme viviendo de mis canciones y con buena salud. Nadie se lo habría imaginado, vaya, pero todavía me siento muy al principio de lo que sueño. Aún estoy en el escalón número 0 de un largo camino», expresa el artista, que viene de estrenar ‘Complicada’ junto a Israel B y los productores Lowlight, cuyo videoclip acumula más de 350.000 reproducciones en dos semanas en YouTube, colándose en la octava posición en su ‘top’ de tendencias y en los de novedades en Spotify. Un buen ejemplo del ‘nuevo pop’ al que aspiran quienes antes eran desdeñados como raperos.

Cocco Lexa, con más de 13.700 suscritores en YouTube, apenas está iniciando su camino en la música de manera profesional, abriendo su brecha en Madrid rodeado de las personas adecuadas, aunque él siempre se considerará «granaíno de pura cepa». Escuchó su primera canción de rap con nueve años y le apasionó desde el primer momento. «Recuerdo que durante un viaje familiar a Italia robé a mi prima mayor su MP3 y descubrí ‘Julito Maraña’, de Julio Voltio y Tego Calderón. Luego empezó a gustarme toda la movida del reggae con Morodo como mayor influencia así como Violadores del Verso. Me llamaba mucho la atención la música urbana; siempre he sido muy rebelde y me sentí representado por su independencia», expresa ahora.

No tardaría en animarse a rapear. «Tenía muchas inquietudes y muchas cosas que decir. Necesitaba expresarme y expandirme, algo que la música me permitía. Era mi manera de abstraerme, evadirme y sentirme comprendido por mí mismo. Empecé a hablar conmigo mismo y a moldearme. Así fui creando a mí mismo, solo», subraya Cocco Lexa, que tuvo una adolescencia turbulenta, en manos de varias tentaciones, con experiencia en centros de distinto tipo. Nunca dejó de hacer música, aunque, como cualquier artista, tuvo sus baches, que para él no son sino «momentos cruciales que hay que saber aprovechar bien». «Esas etapas en las que estás a punto de tirar la toalla te ayudan a dar el siguiente paso; te indican que debes dar un nuevo salto en tu evolución personal. Siempre que quieres abandonar algo significa que debes cambiar y seguir evolucionando», expone.

Fotografía de la grabación de un videoclip junto al artista Israel B.
Fotografía de la grabación de un videoclip junto al artista Israel B. / 8A Creative Agency

Ahora, aunque se sigue considerando una persona «bastante aleatoria», intenta seguir una rutina creativa como base fundamental de la profesionalización de su música. «Me gusta marcarme mi propia disciplina. Madrugo y trato de escribir algo todos los días, aunque no me lo tome como una obligación, porque mi vida va más allá de la música. Lo hago cuando me apetece. Por eso gusta mi música, porque es muy orgánica, ya sea rap duro o ‘perreo diablo’», atiende. «Cuanto más trabajo, más cuenta me doy de que no existe la fórmula del éxito; el único patrón es que uno mismo disfrute lo que hace. En lo demás, te puedes equivocar en lo que quieras. He aprendido a que no me condicionen ni mis éxitos ni mis fracasos. Mantengo mi libertad personal», asegura Cocco Lexa, apoyado por la agencia creativa granadina 8A.

Cuando compone, no se guía más que «por lo que pida el cuerpo». «Siempre me ha gustado experimentar con géneros nuevos y desarrollarme musicalmente. De hecho, empecé cantando reggae en realidad, no rapeando. Antes quizás tenía menos perspectiva y me centraba en géneros más sólidos, pero nunca me gustó encasillarme», asegura, sin que le afecte en exceso la deriva del panorama en general. «Intento que no me influya demasiado, porque uno de los mayores venenos para un creador es perder su propio criterio. Intento abstraerme y hacer algo personal hasta que grabo; luego, lo regalo a los demás como un producto del que encima puedo sacar dinero», explica, convencido de que ha probado su capacidad para hacer «reggaetón fuerte y amoroso y rap duro y suave», con tendencia por lo latino.

Vive «por y para la música» sin ser un artista de referencia, algo impensable hace unos años. «Me gratifica la evolución de la música urbana. Siempre pensé que terminaría pasando y me enorgullece ver que tenía razón. Siempre creí en esto», afirma, feliz cuando escucha «una base de hip hop en la radio o en anuncios». «Me siento afortunado por estar consiguiendo todas las metas que me había propuesto hace un par de años, pero sé que un día estás arriba y al siguiente puedes no tener la repercusión que esperabas», se resigna el granadino, que tuvo que irse a Barcelona para estrenarse sobre un escenario, lejos de su ciudad.

También cree que ha superado su etapa más controvertida, que dejó ver en el tema ‘Tan Destructivo’, escrito en 2017 y liberado recientemente. «Ha sido una parte de mí, pero tengo a la fiera bastante domada. Ya no me puedo permitir ser tan destructivo, no me refleja a día de hoy. Pero sí tengo que decir que de todas las veces que me he destruido he construido algo», sostiene Cocco Lexa. «Ahora estoy en uno de los mejores momentos de mi vida, en lo personal, pero en lo artístico soy muy inconformista. Tengo que hacer mucho más aún como para sentirme satisfecho», advierte.

Porque Cocco Lexa sueña en grande. «Me gustaría ser un artista próspero y escucharme sonando en muchos sitios, desde ‘Los 40 principales’ a México o Estados Unidos; y, también, vivir en una casa con vistas al mar», reconoce con gracia. «Pero más que nada, me gustaría que mi música trascendiese de una u otra manera. Que los chavales del mañana sientan que fui un referente, que senté ciertos precedentes, aunque todavía no he encontrado lo que creo que puedo aportar a la escena. Siempre he sido consciente de mi chispa, pero todavía no he encendido la llama del todo. Lo que he enseñado hasta ahora no es más que un 1%, queda un par de meses aún para que se vea por dónde van a ir los tiros», avisa el granadino.

El 17 de diciembre verá la luz ‘La tumba’, una nueva colaboración con Israel B junto a «un videoclip por todo lo alto». «Será la última pata de la mesa para que 2021 sea mi año. Se viene un proyecto muy ambicioso», promete a sus ‘calaveras’, como califica a sus seguidores. «Creo que es un concepto con impacto. Significa que todos somos de hueso. Me pareció un buen símbolo de unificación humana, porque vivimos una crisis tremenda, con mucho individualismo; yo, incluido. Hay que preocuparse menos y disfrutar, porque todos acabaremos en el mismo sitio», aconseja. «No hay nada más humano que una calavera porque, además, no entiende de sexos, razas ni culturas», sentencia Cocco Lexa, el artista urbano que viene.

Cocco Lexa, un prometedor artista para la escena urbana del país.
Cocco Lexa, un prometedor artista para la escena urbana del país. / 8A Creative Agency

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *