Negocio

EE UU insta a Facebook a que se deshaga de Instagram y WhatsApp

Spread the love

EE UU se ha cansado del abuso de poder que acumulan las grandes tecnológicas. Facebook, principal compañía en el control del mercado de las redes sociales, parece ser su primera víctima. La Comisión Federal de Comercio (FTC, en sus siglas en inglés) y casi la totalidad de los estados del país anunciaron demandas contra el gigante digital fundado por Mark Zuckerberg hace 16 años.

Tras meses de investigación por parte de la autoridad federal y de los fiscales generales de los estados, la conclusión es que Facebook ejerce un control absoluto en las redes sociales y ha dinamitado la competencia en este sector mediante conductas empresariales que atentan contra el libre ejercicio de la competencia. Las nuevas prácticas monopolísticas del siglo XXI viajan en los datos personales en la web, y cabe recordar que la compañía recibió una multa de 5.000 millones de dólares en 2019 por la fuga de datos del ‘caso Cambridge Analytica’.

Las autoridades, que tienen desde hace tiempo en el punto de mira a Facebook, Google, Amazon y Apple, acusan a este gigante digital de adquirir de forma irregular otros competidores, en especial Instagram y WhatsApp, y privar de esta forma a los consumidores de los beneficios de un mercado competitivo y de mejores protecciones de privacidad. Facebook compró Instagram en 2012 por mil millones de dólares y el sistema de mensajería WhatsApp dos años después, por 1.900 millones. La popularidad de ambas se ha disparado en los últimos años y ha convertido al conglomerado estadounidense afincado en California en el dominador indiscutible de las redes sociales, con una valoración de más de 800.000 millones de dólares.

«Durante casi una década, Facebook ha usado su dominio y poder de monopolio para aplastar a rivales más pequeños y terminar con la competencia, todo en perjuicio de los usuarios cotidianos», señaló la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, quien lidera la demanda estatal. A su vez, el director de la Oficina de Competencia de la FTC, Ian Conner, apuntó que el objetivo del Gobierno es frenar la «conducta» de la compañía y «restaurar la competencia» en el mercado. «En lugar de competir en base a los méritos, Facebook usó su poder para…poder aprovecharse de los usuarios y ganar miles de millones convirtiendo los datos personales en una vaca lechera», denunció James ante los medios.

Tanto el partido demócrata del presidente electo Joe Biden,como el republicano de Donald Trump se han mostrado partidarios de regular la actividad de las grandes tecnológicas, lo que se ha sustanciado en los últimos meses en una demanda del Departamento de Justicia contra Google por abusar de su posición frente a la competencia.

Tras anunciarse las demandas, las acciones de Facebook en Wall Street cayeron con fuerza, aunque poco después lograron estabilizarse (-1,8%). Facebook, por su parte, alertó del «impacto que un precedente así tendría para el conjunto de la comunidad empresarial o para la gente que elige usar nuestros productos cada día».

Multa a Google y Amazon

El regulador francés de internet ha anunciado que había multado a Google y a Amazon con 100 y 35 millones de euros respectivamente (120 y 42 millones de dólares) por no cumplir con la legislación sobre cookies (rastreadores de publicidad).

La Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) criticó en particular a Google.fr y Amazon.fr por la práctica de colocar cookies publicitarias en los ordenadores de los internautas «sin su consentimiento previo».

Además, los avisos de información mostrados durante la consulta de estas páginas no contenían, en el momento de los controles de la CNIL, «informaciones suficientemente claras como para que el internauta sepa para qué sirven estas cookies y cómo puede rechazarlas», según la Comisión.

Junto con las multas, la CNIL «ordena a las empresas a modificar sus avisos de información, en un plazo de tres meses», con una multa de 100.000 euros por cada día de retraso tras la expiración de este plazo.

Las infracciones constatadas por la CNIL «atentan contra la vida privada de los internautas en su vida diaria digital», ya que «permiten recabar numerosa información sobre las personas, sin su consentimiento, para después poder proponerles publicidad» personalizada, según la CNIL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *