Tecnología

El blockchain protege el valor de la producción del aceite de oliva

Spread the love

El blockchain va más allá del famoso bitcoin y también del sector financiero. El mundo rural se digitaliza, la inteligencia artificial se abre hueco en la vendimia y ahora la digitalización también llega hasta la recogida del aceite de oliva.

La cadena de bloques también forma parte de la cadena de valor del oro líquido de los olivares españoles. El blockchain puro, ligado al bitcoin, es lo más parecido a un gigantesco libro de cuentas en los que los registros están enlazados y cifrados para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones.

Sobre esta base, IBM ha construido su sistema IBM Food Trust donde los «consumidores de todo el mundo pueden seguir la trazabilidad alimentaria con total confianza», detalla a este periódico Santiago Bollaín, director de Negocio de IBM España. «El blockchain empresarial, por lo menos tal como lo entendemos desde IBM, es un poquito diferente a la tecnología de base», destaca.

El sistema desarrollado por IBM es capaz de registrar y proteger cada paso que da un producto final hasta llegar al hogar del consumidor. Una carta abierta a la que se ha sumado la firma granadina Conde de Benalúa.

Esta cooperativa andaluza comercializó 12 millones de litros de aceite la temporada 2019/2020 que acaba de terminar. Conde de Benalúa recibe en su almazara de Granada las aceitunas de los agricultores. Allí, la cosecha es pesada, clasificada y registrada digitalmente. Después la aceituna es tratada para poder extraer el aceite en sus diferentes calidades. Luego pasa por el análisis químico de su calidad pero también por un equipo de catadores que le otorgan el sello de la denominación de origen Montes de Granada si se alcanzan los parámetros requeridos para ello. Finalmente, el aceite es distribuido a los fabricantes y distribuidores.

Ahora todo ese proceso se puede seguir paso a paso gracias al blockchain de IBM Food Trust.Los consumidores cada vez demandan más información de los productos que están consumiendo. «Con este sistema se consigue total transparencia», apunta Bollaín.

«El objetivo es que el consumidor sea consciente de todo lo que hay detrás del aceite que utiliza en su cocina a diario y al mismo tiempo sepa distinguir que cuándo paga por un buen producto sea verdaderamente el producto que dice ser», ha comentado Eduardo Valverde Granados, CEO de Conde de Benalúa.

Cada miembro de la red blockchain tiene una copia exacta de los datos, y cualquier información añadida al blockchain se comparte en toda la red en función del nivel de permisos de cada participante. «El consumidor cada vez es más exigente y quiere saber todo sobre el producto que está consumiendo», explica director de Negocio de IBM España. De este modo, los agricultores, mayoristas y minoristas pueden interactuar de manera más eficiente, accediendo a los datos de una manera integral y prácticamente en tiempo real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *