Salud

El nuevo reto de la extenuada Atención Primaria

Spread the love

Como un atleta al que después de dos maratones seguidos le exigieran correr otro, la Atención Primaria en España, extenuada tras dos olas de coronavirus, se enfrenta a un nuevo reto, otra vez enorme: en las manos de los 66.000 sanitarios de los centros de salud recaerá la responsabilidad de la vacunación contra la covid-19 de la mayor parte de la población. El Ministerio de Sanidad asegura que la Atención Primaria está preparada para este desafío, pero las asociaciones profesionales, los sindicatos y hasta el Defensor del Pueblo recuerdan las carencias de un sistema al que se le han visto las costuras en los últimos meses.

El plan del Ministerio de Sanidad prevé que la inmunización se realice en 13.000 puntos de vacunación que coinciden, básicamente, con los centros de Atención Primaria, una tupida red que llega a casi todos los rincones del país y que según el departamento de Salvador Illa, ofrece garantías para que el proceso sea exitoso. Sanidad resalta, por ejemplo, que en los ambulatorios se han vacunado contra la gripe catorce millones de españoles en siete semanas. El director de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, subraya que «la capacidad del sistema es más que suficiente, y más sabiendo que las vacunas van a llegar progresivamente».

Pero en los centros de salud la situación no se ve con tanto optimismo. Desde marzo, los profesionales han comprobado cómo se elevaba hasta lo imposible su carga de trabajo (muchos de ellos han doblado turnos para poder realizar todas las pruebas PCR requeridas), cómo el virus diezmaba sus ya limitadas plantillas (más del 20% de estos trabajadores se han contagiado) y cómo se les encomendaban cada vez más tareas, la última de ellas, realizar los tests rápidos de antígenos, que se han extendido en todo el país, y especialmente en la Comunidad de Madrid.

Los sanitarios han denunciado que en muchos de estos centros no había personal ni para coger las llamadas de teléfono de los pacientes que mostraban síntomas de coronavirus, toda vez que una parte de la asistencia había dejado de ser presencial.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha avisado esta semana de que la estrategia de vacunación contra el coronavirus requiere medidas urgentes porque los centros de salud no están aún preparados para vacunaciones masivas. Y no sólo la más evidente de refuerzos de las plantillas, sino también «de equipamientos y medios necesarios para asegurar la cadena de frío de entre -20 y -80 grados que requiere la vacuna y para garantizar que ésta se mantiene en las condiciones idóneas».

«A fecha de hoy no hay garantías de que, a través de la Atención Primaria, se pueda garantizar un acceso equitativo a las vacunas, como ha avanzado el Gobierno. Sin refuerzos de personal en la Atención Primaria no hay la capacidad suficiente para poder realizar esta vacunación masiva y garantizar la cadena de frío de las nuevas vacunas, por no haber equipamientos suficientes para esas temperaturas», sostiene CSIF.

En la misma línea, el portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Lorenzo Armenteros, lamenta que dos nuevas tareas, la realización de las pruebas de antígenos y la vacunación contra la covid-19, acaben en un personal «ya de por sí sobrecargado». «Sin terminar la vacunación antigripal se le añade otro trabajo, y más trabajo en el futuro en el caso de la vacuna, que recaerá también sobre nosotros. Deberíamos estar en mejores condiciones», apunta Armenteros.

El colectivo de la enfermería, que estará directamente involucrado en la inmunización, también reclama medios. El presidente de la Asociación Nacional Enfermería y Vacunas, José Antonio Forcada, considera «muy acertado» que sea «Atención Primaria la que realice todos los programas y la campaña de vacunación frente al coronavirus», pero reclama «hacer un planteamiento a corto plazo de buscar refuerzos como sea para salir del paso y a largo plazo, proponer una nueva estructura en cuanto al número de personal que tenemos que tener en Atención Primaria para cubrir realmente las necesidades de la población»..

El jueves, el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, presentó un informe en el que constataba que la pandemia «ha agudizado algunas de las carencias del Sistema Nacional de Salud» y entre ellas destacó la «debilidad» de la Atención Primaria. Marugán instó a reforzar la atención primaria «con profesionales, medios técnicos y organizativos» y a acabar con la precariedad de una parte de sus trabajadores, convertidos, de nuevo con la vacuna, en la primera línea de batalla contra el coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *