Coronavirus

El optimismo que genera la vacuna de Pfizer en Europa y Estados Unidos

Spread the love

Primera modificación:

La Unión Europea está a punto de lograr un acuerdo para adquirir hasta 300 millones de dosis del antídoto contra el Covid-19 que desarrollaron esos laboratorios, mientras que la OMS y el experto de Estados Unidos en enfermedades infecciosas Anthony Fauci creen que la inyección cambiará el rumbo de la pandemia.

No han pasado más de 24 horas desde que la farmacéutica estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech anunciaron que su vacuna tiene un 90 % de eficacia contra el Covid-19 y ya varios países la buscan. 

Los primeros en hacerlo fueron los países de la Unión Europea. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aseguró que el próximo miércoles 11 de noviembre autorizará un acuerdo con los laboratorios para adquirir 200 millones de dosis con la opción de comprar 100 más como dosis suplementarias. 

Aunque el organismo ya ha firmado multimillonarios convenios con tres farmacéuticas alrededor del mundo para que cuando sus vacunas estén desarrolladas les provean de un millón de dosis. Pero ahora sus ojos están puestos principalmente en la inyección de Pfizer / BioNTech por ser la más avanzada.

“Esta es la vacuna más prometedora hasta ahora”, dijo von der Leyen y explicó que la aspiración de los países de la UE es que, en cuanto esté disponible, el plan es “implementarla rápidamente, en cualquier lugar de Europa”.

Las esperanzas están puestas en la vacuna justo en la segunda ola de la pandemia que enfrenta el continente, por la que países como Francia, España, Países Bajos y Polonia han tenido que volver a imponer medidas restrictivas en un intento por contener la propagación del virus. 

Europa intenta frenar la expansión del Covid-19


A pesar del repunte del Covid-19, la Unión Europea tiene tantas esperanzas que está trabajando con los 27 países miembro para “preparar campañas nacionales de vacunación”, según dijo von der Leyen. “Ya casi lo logramos. Mientras tanto, seamos prudentes y mantengámonos seguros”, agregó. 

Parte de la planeación es que la vacuna llegue a todos los estados de la Unión Europea a la vez y que se prioricen las dosis para los trabajadores de salud, los mayores de 60 años y para quienes tengan mayor riesgo al tener una enfermedad preexistente. 

Los intentos de Reino Unido por comenzar la vacunación este año

Luego del Brexit, Reino Unido ya no hace parte de los países de la Unión Europea y por tanto los planes de los que habla von der Leyen no incluyen a ninguno de los territorios británicos. Sin embargo, el Gobierno de Boris Johnson es aún más optimista, pues su apuesta es tener la vacuna lista para diciembre, sin especificar si se trata de la de Pfizer o no. 

El secretario de Salud británico, Matt Hancock, aseguró este martes 10 de noviembre que le pidió al Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) que tuviera listo la inyección antes de acabar el año. Aunque advirtió que todavía quedan muchos “obstáculos” por superar y que solo aplicarán las dosis cuando sea seguro hacerlo.

“La expectativa siempre ha sido que la mayor parte del lanzamiento y la implementación de la vacuna sea durante la primera parte de 2021”, explicó el alto funcionario.

Al igual que la Unión Europea, Reino Unido tiene pensado inyectarla primero a los adultos mayores, concretamente a quienes viven en los hogares geriátricos; al personal de salud que los cuida y a otros trabajadores de la salud. 

Las novedades y el respaldo a la vacuna

Lo que llama la atención de la inyección que Pfizer y BioNTech desarrollaron es que la tecnología que usaron para crear la vacuna es inédita. Todas las vacunas tienen el objetivo de entrenar el sistema inmunológico para que reconozca el coronavirus y así elevar sus defensas de forma preventiva, con el fin de neutralizar el virus real antes de producirse el contagio.

Normalmente, para lograr que se reconozca al coronavirus, las vacunas se elaboran a partir de virus inactivos (como polio o la gripe), atenuados (sarampión, fiebre amarilla) o simplemente proteínas llamadas antígenos (hepatitis B). Sin embargo, la de Pfizer y BioNTech se basa en una nueva tecnología llamada ARN mensajero.

Lo que se hace con este método es que se inyectan en el cuerpo hebras de instrucciones genéticas bautizadas ARN mensajero, esto es decir, la molécula que le dice a nuestras células qué hacer. Así, el ARN mensajero de la vacuna se inserta en el cuerpo y toma el control de esta maquinaria para fabricar un antígeno específico del coronavirus: la espícula del coronavirus, su punta tan reconocible que está en su superficie y le permite adherirse a células humanas para penetrarlas. Cuando el sistema de defensas del cuerpo reconoce ese pico, producirá los anticuerpos que necesitan los humanos para combatir el Covid-19.

En esta ilustración tomada el 31 de octubre de 2020, se ven viales con una etiqueta que dice "COVID-19 / Vacuna contra el coronavirus / Inyección solamente" y una jeringa médica frente al logotipo de Pfizer.
En esta ilustración tomada el 31 de octubre de 2020, se ven viales con una etiqueta que dice “COVID-19 / Vacuna contra el coronavirus / Inyección solamente” y una jeringa médica frente al logotipo de Pfizer. REUTERS – DADO RUVIC

Aunque este método nunca se ha probado antes en una vacuna, los expertos consideran que ese avance científico puede ayudar a superar la pandemia. Por ejemplo, el doctor Bruce Aylward, asesor principal de la Organización Mundial de la Salud, dijo que la vacuna de Pfizer podría “cambiar fundamentalmente la dirección de esta crisis” para marzo. 

Mientras que el experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci, y quien ha sido el líder consejero de las acciones en Estados Unidos durante la pandemia, explicó que es “simplemente extraordinario” que la vacuna haya probado una eficacia del 90 %, porque muy pocos estudiosos en el tema esperaban que fuera tan alto. “Va a tener un gran impacto en todo lo que hacemos con respecto al Covid-19”, expresó Fauci con un optimismo similar al de la OMS. 

Una de las grandes dudas a las que se ha referido la OMS mientras decenas de laboratorios desarrollan un antídoto contra el Covid-19 es cómo garantizar que todos los países tengan un acceso igualitario a la vacuna, mientras que diferentes expertos han advertido que una de las dificultades será la capacidad para producir tantas dosis como sean necesarias. Al respecto, Pfizer y BioNTech proyectan que podrán suministrar 50 millones de dosis en el mundo en 2020 y hasta 1.300 millones en 2021. Pero solo la realidad mostrará qué países comprarán el antídoto y en qué partes del mundo habrá más planes de vacunación contra el coronavirus.

Con AFP y AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *