Coronavirus

El Senado argentino aprueba un “aporte extraordinario” a las grandes fortunas

Spread the love

Primera modificación:

Con 42 votos a favor y 26 en contra, el Senado del país ha votado la aprobación de la ley que grabará por una única vez a las fortunas por encima de los 200 millones de pesos (aproximadamente 2,45 millones de dólares) para financiar un fondo que ayude a salir de la crisis provocada por la pandemia. El gravamen solo será pagado por 11.855 personas físicas y no por empresas, aportando así 300.000 millones de pesos argentinos (poco más de 3.600 millones de dólares).

En abril de este año, Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara Baja y miembro del Frente de Todos, el partido del presidente Alberto Fernández, anticipó ya el proyecto en ciernes que tanta discusión traería a la política argentina en los meses venideros. Antes de su aprobación en el Senado este pasado viernes, la ley tuvo que pasar por el Congreso, donde el oficialismo pudo conseguir el apoyo de los grupos minoritarios.

El principal partido de la oposición, Juntos por el Cambio, se oponía tajantemente a esta ley. También los principales grupos empresariales. Ambos la calificaban como un impuesto “confiscatorio”, que opera como doble imposición con el ya existente impuesto a los bienes personales. Algunos economistas también han criticado la medida por, supuestamente, ser un obstáculo para la inversión en un momento de crisis para Argentina; así como parte de la izquierda, que lo ve lejos de ser ideal.

Un impuesto destinado a paliar las consecuencias de la crisis del Covid-19

“Los gastos derivados de la pandemia fueron del 20% del presupuesto en 2020 y serán el 15% en 2021. A esta fuerza política le pareció que aquellos sectores más privilegiados, a los cuales la pandemia les ha afectado menos, podrían hacer una contribución extraordinaria al Estado porque han vivido del Estado. No tenemos que tener ninguna duda”, sostuvo el senador oficialista Oscar Parrilli.

El texto, formulado por Carlos Heller y Máximo Kirchner –hijo de los expresidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández– pretende recaudar 300.000 millones de pesos argentinos por parte de 11.855 personas. El Gobierno ha recordado que este gravamen solo afectará a ciudadanos con fortunas superiores a 200 millones de pesos. La cuota será progresiva y variará desde un 2 hasta un 3,5%, dependiendo del volumen de la fortuna.

La nueva ley dictamina también que se gravará un 50% sobre la cuota correspondiente por todos los bienes que las personas tengan en el exterior. Si se decidieran a retornar a Argentina al menos el 30% de su fortuna en el extranjero, este diferencial quedaría eliminado. Según el Gobierno, todo lo recaudado irá destinado a “apoyar el camino de la recuperación económica en el país”, en donde el 40,9% de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

Críticas de derecha a izquierda del arco parlamentario

El senador Martín Lousteau, de la opositora Unión Cívica Radical, criticó que “cuando uno quiere un Estado más grande, el compromiso para administrarlo bien debe ser mayor. Eso es lo que hacen los países nórdicos que todos admiramos, pero lamentablemente la pandemia reveló el estado de nuestro Estado”.

Sin embargo, como se pudo leer en este mismo medio el pasado 16 de noviembre, los movimientos a la izquierda del gobierno también criticaron esta proposición de ley porque, asegura Romina Del Plá, diputada del Partido Obrero, “intenta disimular los brutales ajustes que están llevando adelante con un proyecto que cuando viene la aplicación efectiva es la negación de lo que dicen”.

“Si acá este impuesto, aunque fuera limitado (cree que no recauda todo lo que podría) hubiera ido todo a la salud, la educación y a obras, nosotros lo estaríamos votando con las dos manos”, insistía Del Pla. Lo cierto es que, pese a lo que asegura el Gobierno, un 25% de lo recaudado irá destinado a programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural.

Informe desde Buenos Aires: “Senado argentino aprobó impuesto a la riqueza”


Aumento de la inflación y restricciones al uso del suelo tras incendios

El oficialismo logró aprobar en la misma sesión una ley sobre el manejo del fuego. Esta ley pretende prohibir que bosques, matorrales y tierras destinadas al cultivo se puedan destinar a la construcción, tras haber sido arrasadas por las llamas. El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable reporta que un 95% de los fuegos fueron producidos por intervenciones humanas. Asociaciones agropecuarias aseguran que esta ley atenta contra la propiedad privada.

Por otro lado, los analistas que mensualmente consulta el Banco Central argentino esperan que la inflación acabe el año con una subida acumulada del 36,7%. Los expertos también revisan al alza la inflación para el año 2022, que ahora esperan sea de un 36,4%, 0,5 puntos más que en el anterior pronóstico. Del mismo modo vislumbran que el PIB argentino caiga un 10,9% en 2020, aunque pronostican una recuperación del 4,8% en 2021.

Con EFE, Reuters y medios locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *