Salud

El virus acaba con las campanadas de Sol

Spread the love

Madrid anuncia medidas drásticas para evitar las aglomeraciones desde este puente y hasta el final de las Navidades. La Comunidad prohíbe todos los actos públicos de celebración de las campanadas de fin de año en plazas y vías públicas de todos los ayuntamientos de la región. Esta prohibición incluye la tradicional concentración para tomar las uvas en la Puerta del Sol, que habitualmente congregaba a miles de personas en el centro de Madrid en la que era la mayor celebración de Nochevieja de toda España.

El viceconsejero de Salud Pública de la Comunidad, Antonio Zapatero, también anunció este viernes que el Gobierno regional ha ordenado a todos los consistorios de la comunidad el control de los aforos de los espacios donde suelen producirse aglomeraciones en estas fechas. Los ayuntamientos tendrán que limitar los accesos a estas calles y plazas desde hoy mismo, víspera del gran puente de diciembre, hasta el próximo 8 de enero, cuando concluyen las vacaciones escolares.

Madrid, además, limita al 50% el aforo en los mercadillos callejeros de Navidad, las cabalgatas de Reyes se realizarán en recintos acotados para controlar el aforo (que no deberá superar el 50%) y el público deberá estar sentado. La asistencia a los belenes o la entrega de cartas también deberá limitarse a lugares con aforo medible y no superior al 50%. Estas mismas reglas regirán para los ‘belenes vivientes’, donde los figurantes no estarán exentos de mantener la distancia social.

El Ejecutivo de Madrid solo salva de las restricciones a las estaciones de esquí. «No existe problema para practicar deportes de esquí en las estaciones de invierno», explicó Zapatero, siempre que se mantengan las medidas de seguridad ya vigentes.

Además de la regulación de estas actividades, la Comunidad de Madrid desarrollará en los próximos días con rango normativo regional el acuerdo sobre el plan de Navidad dictado el pasado miércoles por el Ministerio de Sanidad en el ámbito del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Madrid quiere que también en las noche y el día de Reyes las reuniones puedan llegar hasta diez personas. Zapatero adelantó que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso también quiere en esa normativa definir mejor el término «allegados» porque este concepto dificulta el control perimetral de la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *