Salud

España dispondrá del doble de las dosis necesarias para toda la población

Spread the love

El Ministerio de Sanidad prevé contar con 140 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus, que llegarán gracias a los contratos firmados por la Unión Europea con las farmacéuticas. Con esta cantidad de dosis, el departamento de Salvador Illa calcula que podría inmunizar a unos 80 millones de personas, casi el doble que la población del país (47 millones de habitantes).

Las vacunas que recibirá España suponen el 10% de las que adquirirá la Unión Europea, la parte proporcional que corresponde al país por su población dentro de los 27. Bruselas comprará en total 1.400 millones de dosis, que permitirán la inmunización de 800 millones de personas.

Las tres vacunas que hasta ahora han logrado una eficacia del 90% o más son las de las farmacéuticas Pfizer-BioNTech, Moderna y AstraZeneca-Universidad de Oxford, y todas ellas se administran en dos dosis. Otra de las candidatas que ya está en fase 3, más cerca de obtener resultados positivos, la de la compañía Janssen, se inocula en una sola dosis.

Por el momento, la estrategia europea para la vacunación contra la covid-19 quiere adquirir siete vacunas correspondientes a siete compañías diferentes. Con cinco de ellas (Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, Sanofi-GSK, Johnson and Johnson –propietaria de Janssen– y CureVac) ya se han firmado acuerdos por valor de 1.200 millones de euros o se está a punto de hacerlo y con otras dos, Novavax y Moderna, se mantienen abiertas las negociaciones.

La Unión Europea contempla la adquisición de este amplio abanico de inmunizaciones ante el temor de que algunos de los proyectos que están en fase de desarrollo no terminen de funcionar o por la posibilidad de que la Agencia Europea de los Medicamentos no autorice determinadas investigaciones. Pese a la urgencia con la que se han desarrollado los trabajos, «no se va a administrar ninguna vacuna que no haya sido autorizada previamente por los organismos reguladores», ha asegurado la directora de la Agencia Española del Medicamento, María Jesús Lamas. «Los procedimientos para esta vacuna van a ser igual de rigurosos que con cualquier otra. Pero si las agencias consideran que merecen autorización, habrá dosis para administrar inmediatamente después de que sean autorizadas», agregó. Lamas explicó que en caso de que sobren vacunas, la Unión Europea «cooperará» con países que tienen menos acceso a ellas para suministrárselas.

La crisis del coronavirus ha obligado a Bruselas, a los países y también a las farmacéuticas a cambiar de estrategia. Si hasta ahora se aguardaban todas las fases antes de proceder a adquirir un medicamento o una vacuna, la necesidad de inmunizar a la población ha obligado a solapar procedimientos y así, mientras las empresas producen la vacuna sin tener la absoluta garantía de que funcionará, los agentes reguladores ya estudian la documentación y los resultados de los ensayos clínicos para anticipar plazos. «No estamos comprando un medicamento ya fabricado, sino que estamos compartiendo un riesgo con las compañías que están desarrollando estos medicamentos. Si los ensayos clínicos son favorables y las agencias las autorizan ya habrá una gran cantidad de dosis fabricadas para empezar a administrar inmediatamente después», ha aseverado Lamas.

Las vacunas llegarán a España de manera progresiva y obviamente, no todos los ciudadanos recibirán dosis de la misma compañía. Las autoridades sanitarias valorarán las características de cada una de ellas y su efectividad en los ensayos clínicos para determinados grupos de población, de manera que se puedan adecuar a los mayores y a otras poblaciones de riesgo. Los detalles técnicos de las vacunas también determinará si se producen cambios en el orden en que las vacunas serán suministradas a determinadas cohortes.

Experiencia de la gripe

El Ministerio de Sanidad ya perfila los detalles de la campaña de vacunación contra la covid-19. En principio, las inmunizaciones se realizarán en 13.000 puntos de vacunación, que podrían coincidir con los centros de atención primaria, aunque el responsable del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha apuntado que eso dependerá de las condiciones en las que se deba administrar la vacuna, ya que algunas de ellas necesitan una refrigeración de 60 grados bajo cero. Basándose en la experiencia de la vacuna de la gripe, que se ha dispensado a 14 millones de españoles en siete semanas, Simón cree que el sistema sanitario está preparado para inmunizar a toda la población.

Por el momento, Sanidad no se plantea que la vacunación sea obligatoria, como lo es, por ejemplo, en Francia, ya que las coberturas del país son altas, pero tampoco lo descarta si la situación de la pandemia lo requiere. Si se diera este supuesto, el Ministerio afirma que existen mecanismos legales para la obligatoriedad.

Respecto a las quejas de comunidades como el País Vasco por el anuncio de que la campaña de vacunación contra el coronavirus se hará en un plan nacional, Simón destacó que el documento se ha realizado con la colaboración de asociaciones sanitarias y de las comunidades autónomas. «El proceso no se puede hacer sin las comunidades autónomas», indicó.

En cualquier caso, fuentes de Sanidad reiteran que las medidas de protección de la pandemia (mascarilla, distancia social y lavado de manos) deberán mantenerse hasta que finalice la campaña de vacunación, ya que la transmisión del virus no se frenará hasta que exista un número suficiente de inmunizados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *