Historias destacadas

Granada, en situación crítica

Spread the love

Las elevadas cifras del coronavirus en Granada, que mantienen en tensión a los centros hospitalarios de la provincia, han provocado que la Junta rodee en rojo nuestra provincia en el mapa andaluz y adopte medidas extraordinarias para frenar la tendencia alcista de positivos. Se trata de las restricciones más drásticas articuladas hasta ahora en esta segunda ola de la Covid-19 y tendrán, en principio, una vigencia de 15 días. Para empezar, se cierran completamente los servicios no esenciales, entre los que se incluyen los bares y los gimnasios. A su vez, se amplía el toque de queda dos horas: a partir de mañana no se podrá salir a la calle entre las 10.00 y las 7.00 horas.

Los colegios y los institutos seguirán abiertos, si bien en la Universidad –que ya había estado cerrada diez días– las clases serán ‘on line’. La movilidad seguirá limitada y se cerrarán todos los municipios de la comunidad. Ello implica no poder cambiar de término municipal salvo causa justificada. Tampoco se podrá, lógicamente, salir ni entrar de la región.

Estas medidas entrarán en vigor esta medianoche y, para Granada, se han diseñado en función de la gravedad de la situación provincial, que ayer calificó de «crítica» el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno.

«Me duele ser portador de noticias duras, duras para toda Andalucía y especialmente para Granada, una provincia con la que además tengo muchos vínculos personales y familiares. Pero la situación ahí es especialmente delicada», expresó el presidente durante la comparecencia que ofreció tras reunirse el comité de expertos para analizar la evolución de los datos de los últimos días. Y los de la provincia de Granada, con casi 1.200 casos por cada 100.000 habitantes, son peores que los de Navarra, Aragón o La Rioja, que son las comunidades autónomas con mayor tasa de contagio. «Por eso, –añadió– no nos queda otra opción que cerrar toda actividad no esencial. Ningún comercio o negocio que no sea esencial podrá abrir sus puertas desde el martes en la provincia de Granada». En el resto de Andalucía, la actividad no esencial no se verá afectada; en las demás provincias podrán abrir bares y tiendas, si bien se adelanta el cierre a las 18.00 horas.

Para la Junta, según confesó el Moreno Bonilla, adoptar estas limitaciones excepcionales en Granada «es una decisión dura y difícil», pero su aplicación es necesaria para intentar evitar el colapso de los servicios sanitarios.

Así, además de instar el respeto a las nuevas normas establecidas y a las que ya se habían marcado por las autoridades sanitarias (mascarilla, distancia, reuniones limitadas a seis personas…), el presidente apeló a la responsabilidad de los granadinos. Hizo un llamamiento expreso para que «solo salgan de casa para aquello que sea estrictamente necesario».

El Gobierno andaluz, aclaró, no puede acordar un confinamiento domiciliario, sino que debe ser el Ejecutivo Central el que lo haga. A este precisamente volvió a brindarle su cooperación para hacer frente a la pandemia. A su vez, pidió que destine los efectivos suficientes de Guardia Civil y Policía Nacional –cuya labor agradeció y elogió– para hacer cumplir las restricciones y que se les den las instrucciones precisas. «Es vital disuadir las concentraciones de personas, especialmente en las zonas de botellón, siendo inflexibles con los imprudentes», recalcó.

Revisión

Las nuevas medidas serán publicadas en el BOJA, estarán vigentes al menos hasta el lunes 23 de noviembre y se revisarán cada dos semanas, salvo que la situación requiera hacerlo antes. La Junta ha habilitado además un mapa interactivo con la situación de cada municipio. Es mapacovid.es y se puede acceder desde cualquier dispositivo.

«El control de la pandemia es como un grifo. Si lo abrimos hay más movilidad, más actividad económica, pero más contagio. Si lo cerramos, hay menos movilidad, menos contagios, pero también menos actividad económica. Se trata de encontrar un punto exacto en el que, sin llegar a cerrar del todo el grifo, podamos seguir avanzando y garantizando la asistencia sanitaria y, al mismo tiempo, podamos salvar empleo, empresas y nuestro sustento económico», manifestó, después de recordar que en los primeros ocho días de este mes el virus se ha llevado a 315 personas en Andalucía. En este punto, animó a que los andaluces se vacunen contra la gripe común, que aún no ha dado la cara, para ayudar a no colapsar la sanidad en las próximas semanas (se han comprado 2,3 millones de dosis y encargado otro medio millón).

Otro dato desvelado por Moreno Bonilla fue que la mayoría de las personas que se contagian (un 54%) son menores de 45 años. Estas actúan de transmisores del virus sin saberlo, poniendo en riesgo las vidas de los demás. La «prudencia» y la «responsabilidad» constituyen por ello un binomio necesario, como ensalzó Moreno Bonilla, que dijo ser consciente de que las restricciones no gustarán a todos y de que, además de la salud, está en juego el sustento de miles de familias.

Y ante esa inquietud que se vive en el sector servicios, en especial en la hostelería y la restauración, anunció que ha encargado a los consejeros de Economía, Hacienda y Empleo «un plan autonómico de rescate» para los afectados por las limitaciones, a la vez que dijo esperar que el Gobierno de España, los ayuntamientos y las diputaciones se sumen a esta iniciativa. Junto a ello, recordó que en el proyecto de presupuesto de 2021 se contempla una hucha con 450 millones de reserva para hacer frente a situaciones imprevistas por la Covid -19.

«Tenemos que demostrar que nuestra disciplina, unidad y voluntad pueden vencer este desafío, un esfuerzo que si cumplimos las normas dará su fruto. Os pido que tengáis confianza», culminó.

El alcalde pide a los ciudadanos «sentido común» y Pablo García anuncia ayudas para el sector

Ante las nuevas medidas adoptadas por la Junta en Granada, el alcalde de Granada, Luis Salvador (Ciudadanos), pidió ayer a los ciudadanos que apliquen «todo el sentido común» que ya adoptaron en el primer estado de alarma para cumplir las medidas excepcionales anunciadas en esta provincia contra la Covid-19.

Al mismo tiempo, el regidor reclamó a la Junta de Andalucía y al Gobierno de España «planes especiales de ayuda» para ayudar al sector servicios, comercios y hostelería en general. «Granada está siendo duramente atacada por la Covid y eso hace que las medidas hayan tenido que ser excepcionalmente duras y dolorosas», dijo.

El primer edil también incluyó al propio Ayuntamiento como emisor de ayudas, al tiempo que adelantó que esta semana se reúne con representantes del comercio y del sector de la hostelería para ver qué medidas pueden adoptar.

Por su parte, el delegado del Gobierno de la Junta en Granada, Pablo García, pidió «responsabilidad y comprensión a los granadinos» ante las nuevas medidas, que «son necesarias», garantizó, para avanzar que la Junta ya trabaja en «un paquete de medidas extraordinarias de ayudas al sector» a fin de frenar el impacto económico del cierre de la actividad no esencial.

El delegado explicó, en un audio remitido a los medios, que, pese a que el esfuerzo de los granadinos está siendo «notable», no se logra aplacar la preocupante tasa de incidencia y las cifras «podrían llevar en breve al colapso sanitario». Por eso las nuevas restricciones. «Hemos demostrado desde el primer momento que estamos a la altura de las circunstancias tomando medidas de control y también de prevención, tanto a nivel social, en restricciones de movilidad y horarios, como a nivel asistencial, acopiando material sanitario suficiente y elevando las contrataciones de profesionales», recordó. Sin embargo, agregó, la tasa de contagios y hospitalizados sigue en niveles «que llegarían a ser críticos de no tomar más medidas proporcionales a la situación actual y futura».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *