Historias destacadas

Hacienda da la razón a ACS y OHL y les entrega contratos por 277 M en Defensa

Spread the love

Victoria en los tribunales de ACS y OHL en la primera gran adjudicación pública del Gobierno tras el confinamiento, con permiso del material sanitario adquirido durante la pandemia. Las compañías de servicios de las dos multinacionales, Clece y OHL Servicios – Ingesan, se han llevado los siete lotes en los que se compone el ‘súpercontrato’ de limpieza del Ministerio de Defensa y lo han hecho tras una dura batalla ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) del Ministerio de Hacienda. Las firmas recurrieron algunas adjudicaciones y finalmente se han llevado acuerdos valorados en casi 300 millones de euros.

El de limpieza es uno de los principales contratos de Defensa ajeno a los programas de armamento. Son actividades que ya no realizan los miembros de las Fuerzas Armadas de forma que el servicio se tiene que externalizar y por él pujan las principales compañías del sector. Tras el confinamiento, el departamento dirigido por Margarita Robles decidió resolver los siete lotes en juego y encargar a Clece, del Grupo ACS, y Multianau, una empresa de servicios con sede en Teruel, Aragón, las labores para tener las instalaciones militares repartidas por todo el país a punto. La compañía presidida por Florentino Pérez se llevó cinco de los siete contratos en juego. Fuera se quedaron, en un primer momento, pesos pesados del sector de los servicios como OHL, Sacyr o Eulen, que, en opinión de Defensa, presentaron ofertas consideras “anormalmente bajas”. Pero varias firmas pelearon en el tribunal de recursos de Hacienda y han obtenido una victoria parcial.

OHL, por ejemplo, pidió revisar el lote 2 del contrato, el correspondiente a la limpieza de las instalaciones de Andalucía, Murcia y Extremadura. Se lo había adjudicado Multianau. Pero el tribunal acaba de concluir que esa adjudicación no es válida y que debe retrotraerse. El órgano contractual dependiente de Hacienda considera que la empresa aragonesa planteó ofertas “ficticias o simbólicas” en determinados servicios. Algunas labores las cuantificaba con precios de 0,01 euros, de modo que el TACRC ha concluido que no han sido planteamientos “formulados en fraude de ley y, por ende, no válidos“. Con esta resolución OHL fue la empresa mejor valorada y, por tanto, acaba de ser la adjudicataria de estos servicios por valor de 33 millones de euros.

Pero esta no ha sido la única adjudicación que ha sido modificada. El lote número 3, el relativo a la limpieza de las instalaciones militares de Cataluña, Baleares, La Rioja, Navarra, Aragón y Comunidad Valenciana, fue adjudicado a Multianau pero finalmente quien ha ganado el concurso es Clece. La firma turolense también pleiteó ante el TACRC por el lote 6, relativo a los centros de Ceuta y Melilla, y por las adjudicaciones de la firma de ACS, pero los recursos aún están pendientes de resolución

Margarita Robles

Ha sido, en definitiva, un fuego cruzado de recursos ante Hacienda por uno de los primeros contratos adjudicados una vez levantadas las limitaciones del departamento de María Jesús Montero por el confinamiento. El proceso se inició el pasado mes de diciembre, pero la crisis del Covid obligó a paralizar todo. Había un total de 277 millones en juego que han ido a parar, a no ser que a última hora el TACRC lo remedie, a ACS y OHL. 

Otras empresas del sector de servicios que trabajan para la administración, como Sacyr y Eulen, fueron excluidas a las primeras de cambio del proceso al haber presentado, según el criterio del Ministerio de Defensa, ofertas “anormalmente bajas” que llevaron al tribunal económico a declinar su solicitud. Hay que destacar que Eulen ya gestionó el pasado las limpieza en varias instalaciones militares.

La compañía presidida por Florentino Pérez se llevó cinco de los siete contratos en juego. Pero varias firmas pelearon en el tribunal de recursos de Hacienda

De hecho, Defensa viene contratando desde hace casi una década a empresas del sector servicios para desempeñar estas funciones. Es personal civil, por tanto, el que a través de un acuerdo marco centralizado que se aprueba en Consejo de Ministros tiene la misión de garantizar que las instalaciones castrenses se encuentran en perfecto estado. Fue el 11 de octubre de 2019, hace ya más de un año, cuando el Gobierno autorizó la celebración del acuerdo marco para la limpieza de las instalaciones donde cada día trabajan las Fuerzas Armadas. Se trata, en concreto, de la conservación de cuarteles, los servicios de lavandería y recogida de residuos, el mantenimiento de zonas de aseo o la desinfección o desratización de inmuebles, entre otras

Defensa mantiene duras condiciones a las empresas adjudicatarias del servicio de limpieza. Esto es lo que exige a las compañías: “Un suelo de un baño tras la limpieza ordinaria debe alcanzar el nivel exigido una vez al día. En cambio, un suelo de un patio debe alcanzar el nivel exigido una vez a la semana o una vez al mes si pertenece a un garaje. En el caso del garaje, no será responsabilidad del contratista si no mantiene el nivel exigido diez días después de haberse realizado las tareas, debiendo recurrirse a la limpieza por horas del régimen complementario como un caso de refuerzo en el supuesto de que la instalación necesitase recuperar el nivel de servicio exigido”.

Margarita Robles

En el caso de los suelos, por ejemplo, el nivel de exigencia es elevado: “Sin polvo, arena, suciedad, telarañas, pelusa, basura, marcas, huellas, manchas o líquidos, incluyendo zonas de difícil acceso como esquinas, bordes o los alrededores del mobiliario (…) Tras el tratamiento especial, las superficies están brillantes y protegidas durante un plazo amplio“. Lo mismo con las moquetas. Todo ello en un servicio que en muchos casos se desarrolla de lunes a domingo, festivos incluidos, en coordinación con los responsables de las instalaciones militares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *