Salud

Illa confirma que la vacunación comenzará en enero pese a los problemas de Pfizer

Spread the love

El Ministerio de Sanidad no va a cambiar su calendario a pesar de los problemas de fabricación de Pfizer, que ha tenido que reducir su producción por problemas en la calidad de sus suministros. «Estimamos que comenzaremos la campaña de vacunación a principios de enero, aunque todavía no tenemos una fecha concreta», anunció hoy Salvador Illa, quien garantizó que «España estará preparada para cuando llegan las primeras dosis las podamos empezar a administrar». Sanidad, de hecho, siguen confiando que para Reyes comiencen a llegar los primeros viales, aunque sea en menor cantidad de lo previsto inicialmente. En cualquier caso, Illa afirmó que en el primer semestre podría haber hasta 20 millones de españoles inmunizados.

El consorcio Pfizer/ BioNTech, la farmacéutica que lidera junto a Moderna la carrera en occidente por la vacuna y en el que la UE y España tienen depositadas gran parte de sus esperanzas, ha sufrido el primer revés de esta parte final de la distribución del fármaco. La multinacional ha anunciado que tendrá que recortar de 100 millones a 50 la producción de dosis prevista para este mes de diciembre. El problema, según ha explicado la compañía, es que algunas de las materias primas que le suministran los proveedores para fabricar la fórmula no han «satisfecho los estándares». El contratiempo, insisten desde Pfizer, se ha solucionado ya, pero el tiempo se le ha echado encima y será imposible fabricar a tiempo los 100 millones de inyectables.

Aun así, la multinacional ya ha comenzado la distribución de las primeras dosis de las 50 millones de sus dosis. Los primeros lotes, según confirmó este viernes el Gobierno británico, ya están en el Reino Unido, que la semana próxima tiene intención de comenzar la vacunación de sus grupos de riesgo. A Gran Bretaña han llegado ya 800.000 viales, que se encuentran en almacenes secretos por recomendación de los servicios de espionaje MI5 para evitar posibles sabotajes.

200 millones de dosis

Además del Reino Unido, el otro gran cliente de Pfizer en esta primera fase es la Unión europea, que ha comprado 200 millones de dosis a estos laboratorios, de los que la décima parte serán para España, según el acuerdo con la Comisión Europea. Ese acuerdo, recordaron hoy responsables de Sanidad, implicaría que España tendría la décima parte de cada una de las partidas que vayan llegando a Europa, también ahora en que se va a reducir a la mitad la primera remesa.

En cualquier caso, y al margen de este contratiempo, España, que espera recibir los primeros viales poco después de las vacaciones de Navidad, confía en contar durante el primer semestre con unos 20 millones de dosis de la fórmula de Pfizer que, al ser de doble toma, servirían para inmunizar a unos 10 millones. Sanidad, además de estos primeros 20 millones de inyectables de Pfizer, es probable que pueda acceder a otros 10 millones de dosis adicionales durante el 2021.

A los 10 primeros millones de inmunizados con Pfizer hasta junio, Sanidad confía en poder sumar, al menos, otros 8 millones de vacunados con la fórmula monodosis de Moderna. Según confirmó hoy Illa, los planes del Gobierno siguen pasando por haber vacunado a entre 15 y 20 millones de personas antes de mayo o junio.

Aun sin el retraso en la producción, en Sanidad dan por supuesto que el porcentaje de inmunizados en los primeros meses no se acercará al 60% necesario para conseguir la «inmunidad de rebaño», ya que la producción, aunque muy acelerada en los últimas semanas, no será suficientes para abastecer la ingente demanda mundial durante la primera parte del 2021.

Si no hay más problemas de última hora, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) tiene previsto dar a Pfizer el 29 de diciembre la autorización provisional para la comercialización en Europa de su fórmula, aunque el jueves el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, no descartó que la EMA pueda adelantar todavía más los plazos.

Por su parte, la Comisión Europea, tras el visto bueno de la EMA, también pisará el acelerador para poder autorizar en apenas tres días la comercialización de esa vacuna cuando el proceso suele demorarse más de dos meses (unos 67 días). Bruselas, dada la situación de extrema urgencia, ha decidido limitar a un día el periodo de consultas con los Estados miembros (que normalmente se prolonga durante 22 días) y además pospondrá la traducción de la autorización a todos los idiomas oficiales hasta después de la autorización para no retrasar el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *