Historias destacadas

La CNMV rastrea a brókeres que pagan a ‘influencers’ para captar a inversores

Spread the love

Tuiteros, instagramers, telegramers, youtubers… La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sigue reforzando su cruzada contra la mala praxis en la comercialización de productos financieros complejos que afectan a particulares, con el objetivo de proteger al pequeño inversor. Ahora ha puesto el foco en los programas de afiliados que usan algunas firmas de inversión para pescar clientes en foros de internet y redes sociales gracias al altavoz de usuarios ‘influencers’ que recomiendan sus servicios.

También denuncia el supervisor el uso de vías más tradicionales como las llamadas telefónicas masivas desde ‘call centers’. “Se ha observado que en numerosas ocasiones esta actividad de captación se realiza de manera especialmente agresiva por parte de personas que carecen de conocimientos y capacidades adecuadas“, apunta.

La CNMV califica como “inadmisible la utilización de programas de afiliación” de firmas de inversión que pagan a personas sin licencia por la labor de captación de clientes

Sebastián Albella

De hecho, la agencia española que preside Sebastián Albella califica como “inadmisible la utilización de estos programas de afiliación”, es decir, que las firmas de inversión paguen a personas sin licencia por esta labor de captación. En su duro escrito, esto “promueve y permite” que “terceros no autorizados se dediquen profesionalmente a la comercialización de servicios de inversión”. La CNMV requiere a las casas de inversión que adviertan en sus webs, de forma expresa, que solo los profesionales acreditados pueden participar en estos planes de referidos por comisión. Para ello, el organismo invoca el artículo 144 de la Ley del Mercado de Valores (LMV) que califica como “actividad reservada” la distribución de productos financieros.

¿Cómo funciona la afiliación?

Por cada usuario que captan para un bróker, los afiliados obtienen una remuneración fija o un porcentaje de los ingresos generados por la operativa de los clientes referidos a su plataforma. Fuentes financieras explican a ‘La Información’ que ese tipo de programas de asociados han vivido un boom en 2020 por efecto de los confinamientos de la Covid-19, y explican en parte el inusual incremento de nuevas cuentas de valores en Europa, como advirtió la ESMA en mayo

Los entornos con mayor número de minoristas como redes sociales (Instagram, Youtube, Telegram, TikTok …) o foros de bolsa se han convertido en un campo fértil para esas “actividades inadecuadas”. Allí, algunos usuarios con gran número de seguidores pero sin licencia, difunden enlaces de afiliados con un código que les identifica, y si alguien se registra en el bróker recomendado, obtienen ingresos por ello.

La CNMV de Albella -que será sustituido por Rodrigo Buenaventura- recuerda que centra su labor en regular a las empresas de servicios de inversión (ESIs) y agentes bajo su jurisdicción, pero también puede extender su foco. “En todas nuestras labores de supervisión en las que puede ser relevante, seguimos y analizamos las redes sociales y otros sitios online”, aclaran a este diario desde el supervisor.

En este sentido, la ‘policía’ bursátil creó una unidad especializada para realizar el seguimiento de las actividades realizadas en España por algunas firmas del ámbito de los CFD (un tipo de derivado financiero) para notificar a los supervisores de los países de origen las incidencias detectadas. Como complemento a esta vigilancia proactiva también tiene en cuenta las consultas, denuncias y reclamaciones que llegan a su sede.

Albella, CNMV

Problema de ámbito europeo

El supervisor español confirma además que se pondrá en contacto con las agencias de supervisión de otros países para que trasladen a los brókeres bajo su supervisión esta advertencia, aunque no hace mención al origen o a las firmas a las que está vigilando. “Se trata de una iniciativa de la CNMV, que avanza en la línea de actuación anunciada en el Plan de Actividades de 2019, sobre reforzamiento de la monitorización de la actividad realizada en España por entidades que operan en libre prestación de servicios“, explica.

Otra de las incidencias que denuncia ahora el supervisor es el desvío de clientes minoristas a brókeres extranjeros, lo que provoca que eludan las restricciones establecidas en España a productos complejos tales como CFDs (contratos por diferencias). Entre ellas, los límites de apalancamiento, la publicidad y su promoción, que no están permitidas. De hecho, una de las grandes actuaciones de la CNMV durante la etapa Albella fue la prohibición definitiva en julio de 2019 de las llamadas ‘opciones binarias, un producto de inversión no regulado similar a la lotería o las apuestas deportivas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *