Historias destacadas

La comunidad universitaria pide que se aclare ya cómo serán las clases en lo que queda del primer semestre

Spread the love

La Universidad de Granada (UGR) cumple un mes sin clases presenciales. Las aulas donde se imparte la docencia teórica están vacías de alumnos desde el pasado día 15 de octubre, cuando la Junta impuso las primeras restricciones por la evolución de la Covid-19 en la capital granadina. Ha habido dos prórrogas. La primera el día 24 de octubre y la segunda, hasta el 23 de noviembre. La comunidad universitaria es amplia y diversa, pero estos días todos desarrollan sus tareas bajo el mismo paraguas: el de la incertidumbre. Profesores y estudiantes entienden que la pandemia no avisa ni nadie sabe cuál será la evolución, pero reclaman que se tome una medida firme para este primer semestre, que finaliza el 14 de enero. El Rectorado emitió el día 9 un comunicado en el que decía, por primera vez oficialmente, que si hay una nueva prórroga valorará que la docencia de este primer semestre sea ya toda virtual.

Los estudiantes comenzaron las clases el día 21 de septiembre con un modelo semipresencial, que combinaba docencia virtual con presencial. La institución instaló más de trescientas cámaras en las aulas. Había turnos para ir a los campus y protocolos anticovid. La rectora Pilar Aranda ha defendido por activa y por pasiva que las aulas eran y son seguras, pero desde el día 7 de octubre la Universidad granadina estuvo en el foco. Llegaron las medidas el día 15, tras unos días intensos de debate. Los estudiantes volvieron a sus pisos de alquiler, colegios mayores, residencias y hogares familiares para recibir la lección desde sus dormitorios. Como en marzo, tras el primer estado de alarma.

La guía esencial para seguir comprando online en el comercio granadino

Pero ya no era igual. El decano de la Facultad de Traducción e Interpretación, Enrique Quero, destaca que han aprendido de la experiencia de la primavera. «Vamos mejorando en ese sentido», valora. No obstante, la semipresencialidad es mejor y la presencialidad, como antes de la pandemia, mejor aún.

En la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, el decano, Rafael Cano, relata que en su centro no ha habido notificaciones ni por parte del profesorado ni del alumnado de problemas con la docencia online.

Miguel Olmedo, decano de Derecho, hace un balance positivo. «Nos sirvió de mucho la adaptación que tuvimos que hacer en el anterior confinamiento domiciliario», destaca. El curso pasado los estudiantes se fueron a casa el día 13 de marzo y ya no volvieron a los campus, ni para clases ni para exámenes.

Instrucciones claras

El coordinador de la Delegación General de Estudiantes, Javier Torres, apunta que la docencia online se está desarrollando de forma «dispar» porque cada facultad y cada escuela tiene unas necesidades. Además, reclama al Rectorado que «haya unas instrucciones claras» para los profesores a la hora de impartir las clases virtuales.

Hay muchos interrogantes encima de la mesa. El principal es qué sistema tendrán la próxima semana. El decano de Traducción, que desde el inicio apostó por la semipresencialidad, dice que ellos no son epidemiólogos y acatarán lo que diga la Junta, pero pide que «se haga lo que se tenga que hacer, pero que esto acabe». A su entender, las primeras medidas, que fueron pasar a la docencia online en la UGR, fueron «inefectivas» para Granada. Lo que califica como un «éxito» fue la instalación de cámaras en las aulas.

Rafael Cano describe gráficamente lo que no puede estar pasando más. «Lo que no podemos es estar el domingo por la noche mirando qué es lo que va a pasar el lunes a las ocho de la mañana», resume. Sostiene que ni los estudiantes ni los docentes pueden estar esperando hasta el último momento para saber cómo serán las clases. «No es manera de funcionar», reseña mientras deja claro que «lo primero es la situación sanitaria», pero en la medida de lo posible quieren que se despejen dudas.

Pedro García Teodoro, director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones, es partidario de que la medida que se vaya a tomar se pueda saber «cuanto antes», al menos antes del fin de semana. Recuerda que se debe tener en consideración a los estudiantes de fuera así como a sus familias para que sepan a qué atenerse. La tendencia mayoritaria es que se tome la medida que se tome sea para todo el primer semestre, al menos. «No podemos estar de dos en dos semanas, como si esto fuera el juego de la oca», lamenta el coordinador general de estudiantes.

La finalización del periodo docente del primer semestre está fijada para el día 14 de enero. Los exámenes empezarían el 19 de enero. García Teodoro apunta que habrá que tomar una decisión sobre si se sigue con el plan A (semipresencial) o con el B (online), recogidos en las guías docentes, para saber cómo se evalúa después. «De haber prórroga y dadas las pocas semanas que quedan para finalizar el semestre, doy por hecho que lo haremos online», asegura el decano de Derecho.

Prácticas

Sobre las prácticas que se mantuvieron presenciales, la Facultad de Ciencias es la que congrega la mayor parte de esta actividad, aunque no la única. En Ciencias están haciendo prácticas en laboratorios, seminarios y resolución de problemas. También han hecho exámenes presenciales como en otras facultades y escuelas. Además, los estudiantes de Medicina, Ciencias de la Salud y Ciencias de la Educación están haciendo sus prácticas en los centros sanitarios y educativos, respectivamente.

Los estudiantes creen que no son valorados

No todo son críticas. Carmen Navarro, delegada en funciones de la Delegación de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, asegura que «ha habido mejoría con relación al primer confinamiento. Los profesores lo hacen de forma más amena. El decanato escucha a los estudiantes. Hay profesores haciendo exámenes orales a los estudiantes de otras provincias para que no tengan que venir a Granada». En cambio, cree que el Rectorado, la Junta y el Ayuntamiento no han valorado a los universitarios. «Los estudiantes dejamos mucho dinero a la ciudad», recuerda.

Javier Torres, coordinador de la Delegación General de Estudiantes, incide en que se despejen dudas sobre cómo serán los exámenes en enero. «Tendremos que saber si se harán con el modelo de semipresencialidad o con el online», arguye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *