Cultura

La granadina Susana Girón, en la élite del fotoperiodismo

Spread the love

La fotógrafa granadina Susana Girón (Huéscar, 1975) se ha alzado con el Premio Atlanta Photojournalism 2020 en la modalidad de ensayo. El estadounidense es uno de los premios de fotoperiodismo más prestigiosos del mundo, y se convoca desde 1973, coincidiendo con un seminario internacional que este año se va a celebrar de manera virtual en la capital del estado de Georgia. Girón ha ganado el premio con una serie de fotografías que muestran la vida de un anciano de Galera confinado en su propia casa y en casi total soledad durante la pandemia. La fotógrafa granadina afirma que en los Premios Atlanta «concursan cada año buena parte de los mejores fotoperiodistas del mundo. No hay más que ver la lista de ganadores. En las distintas categorías se encuentra lo más granado de cada especialidad, amparados muchos de ellos en las mejores agencias del mundo: Associated Press, Reuters, Getty… Entre quienes han obtenido premio este año hay varios premios Pulitzer como Rodrigo Abd, y fotógrafos de primera línea como Patrick Semansky o Emilio Morenatti».

Son, según afirma Girón, «profesionales que por representar a quienes representan tienen acceso a todos los grandes eventos internacionales, por lo que siendo yo una freelance, siento que el reconocimiento tiene un poco más valor. Solo Jordi Cohen y yo estamos entre los profesionales españoles libres que hemos obtenido premio en esta edición».

El reportaje galardonado se titula ‘Los días sintactos’, y su protagonista es José Antonio, un anciano de Galera de 84 años al que por razones familiares ha tenido acceso la fotógrafa. Tiene dificultades para caminar, por lo que se desplaza normalmente en silla de ruedas, y tuvo que dejar el pueblo donde reside en el transcurso del confinamiento para poder estar cerca de uno de sus hijos, en la localidad sevillana de Castillo de las Guardas. «El título quiere hacer un juego de palabras», afirma Girón. «Los días se quedan intactos, porque se suceden uno tras otro sin apenas diferencias para quien vive solo y confinado por culpa de la pandemia. Precisamente debido a esta soledad, son días ‘sin tacto’, sin la compañía de los seres queridos, que cuando le visitan lo hacen manteniendo las distancias, sin muchas veces poder expresar su cariño».

Más de 1.000 fotos

Desde el primer momento, la fotógrafa granadina pensó en crear una historia mucho más íntima que las que, como finalmente ha ocurrido, han llenado las portadas de periódicos y publicaciones durante estos meses de pandemia. «Quería mostrar un tiempo distinto; el tiempo en el que viven las personas mayores, para quienes, en muchos casos, independientemente de la pandemia, los días transcurren en la más absoluta de las soledades», dice la fotoperiodista. «Quería mostrar que ellos son la parte más vulnerable de la sociedad, y que más allá de lo que han vivido, de cómo se les ha arrinconado a pesar de que son los responsables del bienestar en el que la sociedad se ha instalado, han sido víctimas del olvido, de esa gerontofobia de la que tanto se habla». Es, afirma Girón, una historia que podría ocurrir a cualquiera de los mayores que tenemos alrededor, y esa es su gran fuerza.

La rutina de José Antonio empezó a formar parte de la vida de Susana desde el mes de febrero. «Ya teníamos noticias de lo que se venía encima, y hablamos con él de este tema. La inquietud fue subiendo según pasaban las semanas. Debí hacer más de 1.000 fotos, perdí la cuenta», comenta la fotógrafa. «Cada día que tenía un rato libre me acercaba a verle. Un día le hallaba solo frente a la chimenea; otro desayunando».

La selección de las fotografías presentadas finalmente a concurso no ha sido nada fácil. «Después de hacer una fuerte criba, me quedé con unas 50», afirma. Le costó llegar a la última fase de la selección. «Dejé reposar el reportaje un poco, para luego ir retirando las que me pedía. Finalmente, quedaron 15». Ha sido duro, «porque todas las imágenes que forman parte del reportaje tienen un elemento que habla mucho de la situación que los mayores viven. En ella se mezcla el miedo, la incertidumbre, todo eso que ellos saben pero no cuentan».

Desde el punto de vista técnico, el trabajo de Susana Girón es una apuesta por el juego entre luces escasas y oscuridades profundas. «Muchas de las fotografías solo tienen un foco de luz, porque los buenos momentos en una situación como esta, para ellos, escasean. He buscado que las imágenes transmitan, sobre todo, emociones identificables para cualquiera». Al final, como asegura la fotógrafa, es una apuesta por lo extraordinario en lo ordinario. «Esta es una de las mayores crisis globales a las que hemos estado sometidos, y paradójicamente, la que menos hemos podido fotografiar. Por eso, he tratado de que las fotos ‘cuenten’ mucho y se entiendan rápido, porque siempre vamos con prisa».

Colaboradora en medios europeos

El currículo de Susana Girón es muy extenso. Hace apenas unas semanas saltó a los medios de comunicación por haber publicado el libro ‘Yo bailo’, presentado en la Bienal de Sevilla, y que es un homenaje al baile flamenco protagonizado por la artista María Moreno. Actualmente, la granadina colabora con el periódico finlandés Helsingui Sanomat y asimismo con el semanario alemán Der Spiegel. Sus fotos se han visto en periódicos como The New York Times, El País, Stern, La Nación, Le Figaro… En España, colabora frecuentemente en las revistas de fin de semana que se distribuyen con IDEAL, XL Semanal y Mujer Hoy. Ha expuesto en más de una decena de países, desde Australia a México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *