Cultura

La historia del gran ‘fracaso’ de Federico

Spread the love

Señores: la comedia que vais a escuchar es humilde e inquietante, comedia rota del que quiere arañar la luna y araña su corazón». Así arranca el prólogo de ‘El maleficio de la mariposa’, la primera obra de teatro escrita por Federico García Lorca que se estrenó en Madrid el 22 de marzo de 1920 y que, por aquello de la cifra redonda del centenario, es objeto de una de las grandes exposiciones del año en Granada. Se titula ‘Federico García Lorca: el nacimiento de una revolución teatral (100 años del estreno de El maleficio de la mariposa)’, se podrá ver en el Centro Lorca de plaza de la Romanilla hasta el 31 de enero y relata la historia de un ‘fracaso’. Fracaso entre comillas porque más allá de los abucheos y las críticas que recibió un jovencísimo Federico por su atrevida propuesta de personajes disfrazados de insectos hablando en verso sobre el amor y la muerte, García Lorca «asumió el duro golpe y supo remontar no desde el victimismo, sino desde la valentía», tal y como resaltó ayer el comisario de esta muestra Emilio Peral, profesor de la Universidad Complutense y uno de los principales investigadores sobre la obra de Lorca.

El comisario de la exposición Emilio Peral hace una visita guiada a la exposición. / RAMÓN L. PÉREZ

¿Qué se puede ver en esta exposición? Pues básicamente una selección de setenta y cinco piezas, de las que cuarenta y siete forman parte del propio archivo de la Fundación García Lorca –que reside en el CentroLorca–, mientras que las veintiocho restantes son préstamos de instituciones como la Biblioteca Nacional, la Huerta de San Vicente y colecciones particulares. Pero ‘Federico García Lorca, el nacimiento de una revolución teatral’ es mucho más que una serie de documentos metidos en vitrinas, es una experiencia inmersiva con un cuidadísimo y atractivo diseño de espacios por parte de la arquitecta Carmen Moreno y el creador de toda la imagen gráfica Ángel Lozano –gustó mucho la idea del logotipo, jugando con la doble pajarita de color negro y el azul del simbolismo–. Y como ‘directora de orquesta’ de todo un equipo formado por montadores, archiveros, etcétera, etcétera, Sara Navarro, la directora del Centro Lorca.

La exposición sobre 'El maleficio de la mariposa' ofrece una experiencia visual inmersiva.
La exposición sobre ‘El maleficio de la mariposa’ ofrece una experiencia visual inmersiva. / RAMÓN L. PÉREZ

Este miércoles se celebró el acto inaugural con pleno de autoridades. Un acto donde se extremaron las medidas de protección frente a la Covid-19 –itinerarios diferenciados de entrada y salida, micrófonos desinfectados después de cada alocución, limitaciones de aforo…– y donde se habló mucho de Lorca, lógicamente, y también mucho del momento que estamos viviendo. «Ahora, más allá de los números, hay que mantener viva la llama de la cultura», aseguró el alcalde Luis Salvador. «Y lo hacemos –agregó– con un símbolo como García Lorca, el principal embajador de Granada, y en un Centro tan emblemático». El primer edil reconoció las dificultades para el desarrollo hoy día de este tipo de actividades, «especialmente en ciudades como Granada que supuran cultura y que tienen una gran respuesta del público en todos los eventos que se programan». «Una Granada –agregó– que es la principal aspirante la Capitalidad Cultural en 2031, para lo que se ultima un plan estratégico».

La exposición se podrá ver hasta el 31 de enero en el Centro Lorca de la plaza de la Romanilla

El delegado de Cultura, Antonio Granados, destacó cómo desde la colaboración entre administraciones se pueden sacar adelante proyectos como éste en una época tan compleja. «Un granito más en la industrial cultural desde esta atalaya del conocimiento que se llama Centro Lorca», dijo. La diputada de Cultura, Fátima Gómez, subrayó el atrevimiento de Lorca por escribir un texto así, sabedor de que no se arredraría pese a la posibilidad de que no fuera un éxito, «pero que sentó las bases de algunos de los que serán grandes temas en la producción literaria de Lorca como los amores desiguales o la belleza». También reseñó el lenguaje «envolvente y atrapador». La presidenta de la Fundación García Lorca, Laura García-Lorca, comentó que «cada vez que se acerca la lupa a la vida y obra de Lorca, se observa un abanico de matices y ecos».

Labor investigadora

La directora del Centro Lorca, Sara Navarro, se centró en la importancia del archivo y la labor que desempeñan los investigadores como Emilio Peral para darlo a conocer a partir de sus estudios y exposiciones como ésta sobre ‘El maleficio de la mariposa’ para llegar hasta los ciudadanos. Por último, Emilio Peral citó a Walter Benjamin para ‘justificar’ «la exposición de un fracaso». «Es nuestra misión, como humanistas, fijarnos en las cicatrices de la Historia porque los grandes triunfos de la Historia ya están contados». Y se refirió a que esta muestra introduce al espectador «en el concepto teatral de García Lorca, además de ser una experiencia visual». «En estos tiempos se necesitan vacunas para el alma y Federico GarcíaLorca genera anticuerpos», aseguró.

Autoridades presentes en el acto inaugural.
Autoridades presentes en el acto inaugural. / RAMÓN L. PÉREZ

La exposición se divide en cinco partes. En la primera se muestran cartas autógrafas, fotografías y noticias de prensa respecto a la llegada de Lorca a Madrid y sus pasos iniciáticos en la Residencia de Estudiantes. La segunda pone el foco en el Teatro de Arte como referente de la experimentación –muy interesantes las reconstrucciones del escenario y los figurines de ‘El maleficio de la mariposa’–. La tercera versa sobre los protagonistas, entre los que se encontraban las actrices Catalina Bárcena y La Argentinita. La cuarta va sobre la recepción de la crítica. Y la quinta sobre los montajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *