Salud

La ovodonación aumenta las tasas de éxito de la reproducción asistida

Spread the love

SUPLEMENTOS. España es uno de los países del mundo en el que más tratamientos de reproducción asistida se realizan cada año. De hecho, con más de 110.000, es el país de la Unión Europea (UE) que más embarazos de este tipo registra, según un estudio realizado por la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología. En los últimos cinco años, la cifra de españolas que han recurrido a la reproducción asistida ha aumentado en un 28%, lo que, según datos del Ministerio de Sanidad y de la Sociedad Española de Fertilidad, indica que el 9% de los bebés que nacen actualmente en nuestro país lo hacen fruto de una de estas técnicas. Los avances médicos y tecnológicos que se están aplicando en la actualidad han abierto un amplio abanico de posibilidades para que las mujeres que se quieren convertir en madres y no lo logran de forma natural puedan alcanzar su sueño.

Los cambios en los hábitos de vida y en la sociedad en general han provocado que España sea el país de la UE en el que más se retrasa la maternidad. Las madres españolas lo son por primera vez con casi 31 años de media según los datos de Eurostat. Además, somos el país en el que actualmente más mujeres se convierten en madres pasados los 40, lo que complica sobre manera las posibilidades de que el embarazo llegue a buen término. Los expertos en concepción avisan de que, al aumentar las franjas de edad en las que se decide dar el paso hacia la maternidad, crece también la tasa de parejas que necesitan recurrir a tratamientos de reproducción asistida. La ovodonación es una de las técnicas más efectivas y que está contando con más atención en los últimos años, gracias fundamentalmente a los buenos resultados que ofrece.

La ovodonación «está indicada en mujeres sin función ovárica», concretan el doctor Javier Díaz, jefe de la Unidad de Reproducción del Hospital Quirónsalud Valencia, y la doctora María Sebastián, especialista de la unidad. En este grupo de pacientes se sitúan las mujeres menopaúsicas y los casos de fallo ovárico prematuro por haber recibido, por ejemplo, radioterapia pélvica, tratamientos de quimioterapia, extirpación de los ovarios o trastornos hereditarios, autoinmunes y enzimáticos, además de mujeres con fallo ovárico primario, las que llegada la pubertad no menstrúan por culpa de algún problema, como por ejemplo el síndrome de Turner o la disgenesia gonadal pura. «También estaría recomendada en mujeres en las que a pesar de tener función ovárica han fallado otras técnicas de reproducción asistida o con edad elevada. Estas dos últimas indicaciones que van muchas veces muy estrechamente unidas son las que incluyen a la mayor parte de nuestras pacientes. Alrededor de un 75% de las pacientes en el programa de donación de óvulos tienen 40 o más años», concretan.

El programa de ovodonación es el que tiene mejores resultados y ofrece a las mujeres con menores posibilidades de logar un embarazo, ya sea por problemas médicos o por complicaciones relacionadas con la edad de gestación. «En los ciclos de fecundación in vitro clásica con ovocitos propios en pacientes de 40 o más, se consigue embarazo en aproximadamente un 14% de los casos y alrededor del 55% de las transferencias con ovocitos donados consiguen gestación en su primer intento, según muestran los datos de la Sociedad Española de Fertilidad y que confirman los especialistas de Quirónsalud Valencia.

La importancia de la ovodonación

En España, alrededor de un tercio de los ciclos de reproducción asistida de alta complejidad corresponden a programas de ovodonación. El pasado año, en la Unidad de Reproducción del Hospital Quirónsalud Valencia el 37,5% de los ciclos realizados fueron con donación de ovocitos, un proceso para el que es clave la calidad de la donación. «Las mujeres que deciden ser donantes de ovocitos en España lo hacen de manera anónima, voluntaria y altruista. Estas mujeres deben tener entre 18 y 35 años, estar en buen estado físico y psíquico y no presentar ellas ni ningún familiar enfermedades genéticas transmisibles. Tampoco se puede superar el número máximo autorizado de hijos nacidos generados de gametos de una misma donante, sean hijos propios con o sin técnicas de reproducción asistida, que es de seis», explican los doctores Díaz y Sebastián. Para esa selección, se realiza una «exhaustiva historia clínica, exploración física, una serie de analíticas y pruebas para descartar enfermedades infecciosas entre otras y un estudio de compatibilidad genética para conocer si es portadora de alguna enfermedad autosómica recesiva de las que se estudian con el fin de evitar que el otro progenitor también lo sea».

Si la donante cumple los requisitos para entrar en el programa de ovodonación, se inicia un el ciclo de estimulación ovárica con la menstruación. «La medicación consiste en gonadotropinas administradas de manera subcutánea y varios controles ecográficos para el recuento folicular», detallan los doctores de la Unidad de Reproducción de Quirónsalud Valencia. Cuando se considera que está preparada, con múltiples folículos que alcancen los 17 o 18 milímetros de diámetro, se programa quirófano para la punción y extracción de los ovocitos, que se realiza con sedación. Todo este proceso dura alrededor de diez días y con él se logra extraer de media alrededor de 20 ovocitos en un ciclo de estimulación de donantes. «Se trata de mujeres normo o hiperrespondedoras, pero de estos no todos sirven ya que esta cifra incluye ovocitos inmaduros o atrésicos», añaden los doctores Díaz y Sebastián.

Proceso de fecundación

Una vez extraídos los óvulos de la donante, los obtenidos pueden ser vitrificados para ser usados más adelante o inseminados en el laboratorio el mismo día de la extracción, según las necesidades de cada caso. «Los ovocitos fecundados se dejan en cultivo entre tres y seis días y se puede programar la transferencia embrionaria de manera simultánea o se pueden vitrificar los embriones y de manera diferida preparar a la receptora. Hay varias formas de preparación endometrial y dependerá de las condiciones de la receptora, con o sin función hormonal y de las preferencias del médico especialista y del paciente. Se puede preparar a la receptora en un ciclo natural sin medicación –en este caso debe tener la paciente función ovárica preservada– o preparar con terapia hormonal en la que se administran estrógenos y progesterona», concretan los doctores.

Solicita aquí una primera consulta gratuita con la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Valencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *