Historias destacadas

La primera ola dejó 18.557 muertos más que los oficiales

Spread the love

El 31 de mayo el Ministerio de Sanidad elevaba su balance de víctimas mortales a 27.127 víctimas. Por aquellos días hubo jornadas, incluso, en que el Gobierno central sumaba 0 ó 1 muerto diarios a sus más que polémicas estadísticas sobre mortalidad. Ahora, el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirma lo que ya era un clamor desde hace meses: que las tablas del ministerio que dirige Salvador Illa no recogen ni de cerca la envergadura real de la mortalidad de la pandemia en España, sobre todo en los primeros meses. Frente a los pocos más de 27.000 fallecidos de Sanidad hasta mayo, el INE recoge una mortalidad por covid en los cinco primeros meses del año de 45.684 personas, según los informes publicados hoy. O lo que es lo mismo: Sanidad no ha contabilizado 18.557 víctimas solo en la primera oleada.

El INE, debido a la pandemia, ha adelantado hoy la publicación de las estadísticas de mortalidad en España con causa de muerte que normalmente hace públicas a finales de año. Las cifras del instituto, según todos los especialistas, serían hasta ahora las estadísticas más fiables sobre la mortalidad provocada por la primera embestida de la pandemia, ya que en ellas se incluyen tanto a los fallecidos con una PCR positiva como los óbitos en cuyo certificado de defunción se apuntó como causa probable de la muerte la covid.

En aquella primera oleada la falta de test en el mercado español impidió que miles de víctimas pudieran tener una prueba fiable antes de fallecer. Sin ese test, Sanidad se negó –e incluso continúa haciéndolo a día de hoy- en las estadísticas oficiales de la pandemia. Eso sí, en las últimas semanas Sanidad ha ido revisando sus fallecidos en esa primera oleada hasta elevar a 28.986 las víctimas mortales, aun así 16.662 personas menos que las que recoge hoy el INE.

El avance de defunciones según la causa de muerte de este jueves constata que la covid, dentro del grupo de enfermedades infecciosas, fue la causa de muerte más frecuente en ese período, con 32.652 muertos con el virus “identificado” y 13.032 registradas con el virus “sospechoso”.

No obstante, la estadística confirma que entre enero y febrero no se certificó ningún deceso por coronavirus, mientras que abril, con 26.305 casos (18.178 identificados y 8.127 sospechosos), fue el mes con mayor mortalidad debido a esta causa.

Las estadísticas del INE de hoy, en realidad, no han hecho más que confirmar la extendida sospecha de que Sanidad había dejado de contabilizar miles de muertos, sobre todo en esa primera oleada de la pandemia. Los datos de hoy son coherentes con los del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) del Centro Nacional de Epidemiología (CNE), que apuntan a que desde el pasado 10 de marzo, cuatro días antes del inicio del primer estado de alarma y del confinamiento total, hasta este 16 de noviembre se había registrado en España un «exceso de mortalidad» de 64.689 personas frente a los “solo” 41.253 decesos admitidos por el departamento que dirige Salvador Illa. Así, en total hasta noviembre estarían “desaparecidos” de las estadísticas oficiales más de un tercio (un 36,2%) de los finados por la pandemia, exactamente 23.436 muertos.

La comparación entre los datos del INE y los del MoMo revelaría, no obstante, que también en esta segunda oleada, aunque en menor proporción que la primera, habrían dejado de contarse al menos unos 7.000 fallecidos, si bien las cifras de Sanidad todavía no se han dado por asentadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *