Historias destacadas

La tasa de contagios obliga a extender las restricciones, salvo en la Costa y la Alpujarra

Spread the love

La Junta de Andalucía amplía hasta el próximo 10 de diciembre el cierre de los municipios, el toque de queda entre las 22 y las 7 horas y la clausura de bares, restaurantes, centros deportivos y comercios no esenciales en la provincia. Habrá una excepción:el distrito sanitario Sur, en el que la incidencia del coronavirus es muy inferior a la del resto de Granada. En este área, en la que están incluidos 43 municipios de la Costa Tropical y la Alpujarra, los establecimientos y negocios de hostelería podrán abrir hasta las 18 horas desde mañana martes.

Toda la provincia seguirá en ‘fase cuatro’ de restricciones –el nivel más alto fijado por la Junta–, pero el distrito Sur retrocede un escalón en las limitaciones y queda igualado a casi todo el territorio andaluz. La situación de Granada se evaluará semana a semana y no cada 14 días, con el objetivo de flexibilizar las medidas, si el escenario sanitario lo permite, antes del 10 de diciembre.

La baja incidencia en la Costa saca a Granada de la tasa de mil contagios

La Junta estudia «un plan de apoyo adicional» para compensar las pérdidas en sectores como el de la hostelería, que seguirá rezagado con respecto a las otras siete provincias. Habrá otra medida de alivio para los bares y restaurantes. Además de ofrecer comida a domicilio, desde mañana podrán abrir para que los clientes recojan pedidos en el local.

Así lo anunció ayer el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en su comparecencia ante los medios tras la reunión con el comité de expertos de Andalucía. La prórroga de las restricciones que entraron en vigor el 10 de noviembre llegará hasta pasado el puente de la Constitución, con el objetivo de «afrontar la Navidad con ciertas garantías». Eso sí, advirtió Moreno, «las Navidades no van a ser iguales, sin centros comerciales llenos, ni va a haber grandes eventos».

«En Granada luchamos con un nivel de contagios altísimo sin poder confinar. Afortunadamente ya hemos bajado el índice» Juanma moreno

Antes de entrar en la letra pequeña de la ampliación, Moreno calificó la situación en Andalucía de «muy complicada». Enseñó la ‘curva’ del coronavirus en Andalucía, una gráfica que muestra el descenso «apreciable» de la presión sobre los hospitales, una vez alcanzada la cresta de la segunda ola de la pandemia. «Ni mucho menos» esto quiere decir que se esté venciendo al coronavirus, algo que ocurrirá, dijo, cuando haya vacunas o tratamientos oficiales. No obstante, considera que las medidas adoptadas desde finales de octubre «están dando su fruto».

Encontrar el equilibrio

Con los datos por delante –2.727 hospitalizados, de los cuales 501 en UCI– manifestó su intención de «encontrar un equilibrio entre salvar todas las vidas posibles y salvar todos los empleos posibles». «Nada me gustaría más que levantar las limitaciones de la movilidad, pero las cifras no han mejorado todavía lo suficiente», añadió.

Así que el escenario de ‘cierre parcial’ en Andalucía se extenderá, como mínimo, hasta el 10 de diciembre. Se mantiene la clausura perimetral de la comunidad y la de todos sus municipios. También seguirá en vigor el ‘toque de queda’ entre las diez de la noche y las siete de la mañana. Estas restricciones no se aplicarán en caso de desplazamientos justificados por motivo sanitarios o laborales, entre otros. Los centros educativos seguirán abiertos y las universidades cerradas. En el caso de la Universidad de Granada, tal y como anticipó la rectora, Pilar Aranda, las clases serán ‘online’ hasta el final del semestre, el día 14 de enero.

A grandes rasgos, estas son las limitaciones que se extienden a lo largo de toda la comunidad. El caso de Granada, apostilló Juanma Moreno, «merece una atención especial». «Nos gustaría abrir, claro que nos gustaría abrir, pero soy consciente de que entrar en una carrera precipitada por levantar las medidas sería ‘pan para hoy y hambre para mañana’. Le hemos dado mil vueltas, hemos visto qué opciones hay para abrir un poco el grifo en Granada, pero la provincia tiene una incidencia de 800 casos por cada 100.000 habitantes», subrayó el presidente. En el distrito sanitario Sur, sin embargo, la tasa de contagios en las últimas dos semanas es de 365 casos por cada 100.000 personas.

De ahí la relajación de las medidas en la Costa y la Alpujarra. Allí, bares, restaurantes, comercios y centros deportivos podrán reabrir este martes, con las limitaciones de aforo y horario –hasta las seis de la tarde– que se aplican en el resto de Andalucía. Habrá ‘tiempo de descuento’ para las jugueterías, que podrán funcionar hasta las 20 horas.

El único cambio que afecta a toda la provincia es el de la recogida de comida en locales de hostelería. Hasta ahora, sólo tenían permitida la apertura para enviar a domicilio. La Policía empezó a advertir a los responsables de los bares y restaurantes que interpretaron que era posible que los clientes acudieran el establecimiento a por café o comida. Esto levantó aún más críticas en un sector que el viernes se manifestó, cortando la Circunvalación, para pedir medidas de alivio y ayudas directas. La Junta rectifica y da un respiro a estos negocios: podrán abrir hasta las 21.30 vendiendo ‘para llevar’. En principio –falta la publicación del BOJA– no habrá cambios en el envío a domicilio, de tal forma que podrán admitir pedidos hasta las 22.30 y enviarlos hasta las 23.30.

En su discurso, Moreno lanzó un mensaje que pone de relieve la gravedad de la situación en Granada;y que lo peor de la segunda ola parece haber pasado. Criticó que el Gobierno no otorgara instrumentos a las autonomías para modificar los toques de queda y ordenar confinamientos domiciliarios. «En Granada estamos luchando con un nivel de contagios altísimo sin poder confinar a los ciudadanos. Afortunadamente ya hemos bajado el índice, pero quizá en la primera etapa habría que haberlo planteado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *