Salud

La vacuna de Oxford provoca inmunidad en personas mayores y sanas

Spread the love

Continúa la cascada de noticias esperanzadoras sobre las vacunas contra la covid. Horas después de que la farmacéutica Pfizer elevara del 90 al 95% la efectividad de su fórmula y dos días después de que la compañía Moderna anunciara que su proyecto alcanza un 94,5% de inmunidad, otra de las grandes empresas del sector en la pugna, la farmacéutica AstraZeneca, hace público que su vacuna también va por el buen camino y que provoca inmunidad en personas mayores y sanas.

El proyecto de AstraZeneca, que es en el que trabaja la universidad británica de Oxford, acaba de concluir la fase 2, un escalón más atrasado que los estudios de Pfizer, Moderna o los de Johnson&Johnson. Esta última compañía es la que en breve comenzará a ensayar de manera masiva en humanos su vacuna y entre ellos figurarán como voluntarios 2.000 españoles que serán monitorizados por nueve hospitales de Madrid, Cataluña y Navarra.

Según informó hoy la revista médica ‘The Lancet’, la vacuna de Oxford, que se denomina ChAdOx1 nCoV-19, ya ha sido probada en 560 adultos sanos, entre ellos 240 de más de 70 años. La publicación, tras esta primera prueba de muestra corta, concluye que los «resultados preliminares son prometedores» porque la vacuna ofrece «similares resultados de seguridad e inmunogenicidad en los adultos sanos de más edad que en aquellos de entre 18 y 55 años».

Atacar células

‘The Lancet’ apunta que la vacuna británica genera una respuesta de las células T (capaces de encontrar y atacar células infectadas por el virus) a los catorce días de la primera dosis y una respuesta de anticuerpos a los 28 días de la dosis de refuerzo (que atacarían al virus cuando circulase por la sangre o sistema linfático).

Al tratarse de conclusiones de la fase 2, el estudio, a diferencia de los de las farmacéuticas que ya se hallan en la fase 3, no puede medir todavía la eficacia de la vacuna, ya que la muestra de 560 adultos con buena salud (160 de entre 18 y 55 años; 160 de 56 a 59 años y 240 de más de 70) no es suficientemente amplia. Ahora, en la recién estrenada fase 3, AstraZeneca aumentará el grupo e incorporará a personas de edad avanzada con patologías previas y podrá medir la efectividad de su producto.

Pfizer vs Moderna: Diferencias y similitudes

Según la publicación científica, los efectos secundarios de la vacuna británica, en consonancia con los otros ensayos ya conocidos, fueron leves, tales como dolor por la inyección, fatiga, dolor de cabeza, fiebre o dolor muscular. Los investigadores sostienen que los trece casos graves detectados en los primeros seis meses tras la primera dosis de la vacuna no estarían relacionados con la inoculación.

Apuesta de la UE

La vacuna indujo anticuerpos contra la proteína de punta del coronavirus 28 días después de una primera dosis baja o estándar en todos los grupos de edad. Después de la vacuna de refuerzo, el nivel de anticuerpos aumentó a los 56 días del inicio del experimento, y lo mismo sucedió con los anticuerpos neutralizadores 42 días después.

El proyecto de Oxford es una de las apuestas de la Unión Europea para hacerse con vacunas de manera masiva para la población del viejo continente. La futura vacuna de AstraZeneca está entre las que ya ha comprado la Comisión Europea, que también ha cerrado acuerdos para la adquisición de millones de dosis con otras cuatro compañías: CureVac, el consorcio BioNTech y Pfizer, Janssen Pharmaceutica NV (Johnson&Johnson) y Sanofi-GSK. Además, la Comisión mantiene conversaciones exploratorias con la estadounidense Moderna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *