Cultura

Laia Costa: «La tecnología puede salvar vidas, y también destruir sociedades enteras»

Spread the love

Conocer a tu alma gemela está a tan solo un test de distancia en ‘Soulmates’, la serie que estrena esta noche a las 22.10 horas el canal de televisión AMC. La ficción, escrita por el ganador del Emmy Will Bridges (‘Stranger Things’, ‘Black Mirror’), cuenta una historia diferente en cada uno de sus seis episodios, en los que explora las distintas consecuencias de conocer, o no, los resultados de la prueba y el impacto sobre las relaciones. En ella, la actriz Laia Costa (Barcelona, 35 años), la única española que ha participado, protagoniza el tercer capítulo de la serie, que ha sido rodada en gran parte en Madrid.

-¿Existen las almas gemelas?

-Me cuesta contestar, porque tengo la sensación de que en el concepto de alma gemela se da por hecho que no hay que trabajar. Entonces, esa parte romántica del concepto me cuesta un poco aceptarla. Para mí, en el amor, incluso en las almas gemelas, hay que trabajarlo. Es un arte, y como todos los artes, necesita esfuerzo, sudor, lágrimas… y sangre también si hace falta. Mi episodio trata justamente de eso: ¿hace falta trabajar un alma gemela? ¿Si se trabaja, funciona? Me gusta que no es blanco o negro, sino que abre muchas dudas y plantea muchas preguntas.

-¿Se haría la prueba?

-Antes de hacer la serie habría respondido más rápido, pero ahora soy muy prudente. Tengo la sensación de que si yo estoy soltera y triste, me haría la prueba enseguida, y si estoy en pareja y feliz, no me la haría. Lo que plantea ‘Soulmates’, más allá de si te harías o no la prueba, es lo que te va a afectar un descubrimiento así. Entonces, te obliga a enfrentarte a situaciones emocionales de relaciones humanas íntimas en las que, de otro modo, ni siquiera entrarías. A nivel personal, ahora mismo, diría que no, pero estoy convencida de que un descubrimiento así me afectaría. Espero no ver una realidad así, pero, ojo, porque no es una realidad tan utópica.

-Según la serie, ¿habría que replantearse las relaciones, o lo que es la lealtad, la fidelidad…?

-No creo que la lealtad sea un peligro en sí. Creo que el peligro está más en la cabeza de la tecnología, en cómo la usas. La tecnología puede salvar vidas, y también destruir sociedades enteras. Algo de eso ya estamos viendo. ‘Soulmates’ integra realidades que hoy en día ya existen en nuestra sociedad, y que no se ven tanto en la pantalla. Por ejemplo, en mi episodio, los protagonistas tienen una relación abierta y son un matrimonio feliz. No es algo que se vea cada día, pero cada vez hay más relaciones abiertas que a priori funcionan. También integra los matrimonios interraciales, o la homosexualidad como parte de encontrar el alma gemela, incluso cuando no te lo habías planteado. Y lo hace de una forma muy sutil. El foco no está en eso, sino en las relaciones humanas, que son comunes absolutamente en todos los contextos. Y eso me gusta mucho, porque considero que la ficción se tiene que poner al día con esas representaciones en pantalla, y creo que en ‘Soulmates’ se ha conseguido bastante bien.

-Le da mucha importancia a visibilizar la diversidad.

-Absolutamente. Creo que es algo que deberíamos tener todos nosotros, los cuentacuentos, como me gusta llamarnos (risas), en la cabeza. La integración y representación de diferentes razas, géneros, estilos de vida… Hoy en día es una realidad totalmente palpable, y tengo la sensación de que la ficción está un poquito un paso atrás de esa realidad. A nivel global, celebro cuando hay ficciones donde se puede ver eso, pero lo hago también con libros, canciones… en todo tipo de ámbitos culturales. Por eso me gusta que AMC coja de la mano una historia como ‘Soulmates’ e integre tantísimos personajes diferentes, donde da igual de dónde seas, cómo seas o quién seas, y tu alma gemela puede ser de cualquier parte del mundo, de cualquier raza y de cualquier género. Esa idea, y que no pongan el foco en eso, sino que se dé por supuesto, me alegra.

-¿A raíz de la serie se ha planteado también hasta dónde puede llegar la ciencia?

-Me lo planteo, porque es un tema que me apasiona. Tengo la sensación de que la ciencia, y en concreto la inteligencia artificial, se nos ha colado en la casa, y hasta en el cerebro. La tenemos debajo de las venas y nos puede controlar hasta el pulso cardiaco. ¿Cuántas veces hablas de algo en tu vida personal y aparece en tu móvil un anuncio sobre ello? Hay algo en la tecnología que es apasionante y terrorífico a la vez. La serie lo plantea a nivel de relaciones humanas íntimas, pero se ha colado en la medicina, la sociedad, la política, la economía… Estamos inundados de aplicaciones tecnológicas que controlan no sé hasta qué punto nuestra vida. Aquello de que la tecnología puede conocerte mejor que tú mismo es un gran peligro, porque puede ‘hackearte’ como si fueras un monigote. La serie propone algo que no es tan extraño: que la ciencia pueda un día decir, objetivamente, quién es tu mejor ‘match’ si quieres una relación de muchos años.

-¿Rodar solo un capítulo de 40 minutos sabe a poco o se agradece?

-Lo agradecí porque me gustó mucho la idea de este concepto paraguas y seis historias independientes. Me apetecía mucho formar parte de una narrativa con pequeñas historias y no conocer las otras. De hecho, estoy viendo como espectadora por primera vez los otros episodios, y me está resultando apasionante cómo un mismo concepto se estira hacia un lado u otro. Aunque es verdad que cuando acaba mi episodio me quedo con la duda de saber dónde están esos personajes ahora, porque queda un poco abierto. Se ha anunciado una segunda temporada, y tengo ganas de ver qué historias se van a continuar, porque el concepto da para mucho y hay mucha conversación después de cada episodio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *