Negocio

Las empresas que pidan el rescate del Estado deben estar al día con Hacienda y la Seguridad Social

Spread the love

Las compañías que decidan pedir un rescate con cargo al Fondo de Solvencia deberán presentar un plan de viabilidad que recoja las previsiones de negocio y su situación patrimonial y financiera y en el que se cuantifiquen también las ayudas de carácter temporal que permitirían garantizar su viabilidad a medio y a largo plazo, además de los instrumentos de capital, híbridos o financieros que solicitarían para cumplir con esas necesidades.

Ese plan de viabilidad deberá incluir objetivos medibles para que sea posible realizar evaluaciones intermedias y finales, así como una estrategia de salida de las ayudas de recibidas. Esta última estrategia tiene que contemplar un programa de reembolsos al fondo en forma de remuneraciones, amortizaciones o recompras de participaciones, así como las medidas que la harán posible.

Así lo dispone la guía para solicitar las ayudas del fondo de la SEPI que ha aprobado este viernes su consejo gestor.

La compañía deberá adjuntar también, de acuerdo con la guía, una declaración responsable sobre el cumplimiento de las condiciones para poder ser beneficiaria del fondo. Así, habrá de hacer constar que existe una clara perspectiva de deterioro patrimonial, debido a pérdidas acumuladas o previstas que harán necesario reforzar la solvencia de la compañía; las vías de refuerzo de la solvencia por medios privados que se contemplan; además de que habrá de mostrar que la empresa solicitante tiene una importancia sistémica o estratégica para el tejido productivo nacional o regional, entre otros motivos, por su sensible impacto social y económico, o por su relevancia para la salud, la seguridad, las infraestructuras o las comunicaciones, o bien por su contribución al funcionamiento de los mercados.

La compañía, para poder acceder al fondo, deberá estar al corriente del cumplimiento de sus obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social a 31 de diciembre de 2019.

La compañía de la que se trate también deberá aportar información sobre sus estatutos sociales, el reglamento del consejo, así como la existencia de pactos de socios o accionistas, además de las cuentas anuales y el estado de información no financiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *