Negocio

Las insolvencias empresariales se dispararán un 40% en 2021

Spread the love

El mundo empresarial se encuentra en la actualidad en una especie de «congelador», en palabras de Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas de España. No sólo por los créditos con aval del Estado que tienen carencias de hasta un año o por los expedientes de regulación temporal de empleo. También porque el Gobierno ha decidido que no es obligatorio presentar concurso de acreedores hasta el 31 de diciembre de este año. Pich afirma que «la descongelación» que vendrá después «será más o menos violenta» según se vaya concretando cómo se materializarán las ayudas europeas o los paquetes de apoyo que se puedan aprobar para dar soporte a determinados sectores.

Así, si bien la moratoria vigente sobre los concursos de acreedores provocarán que este tipo de procedimientos se mantengan en el entorno de los 4.400 en que cerró el año pasado también en este 2020, ello, a juicio de Pich, «es un reflejo irreal sobre la salud de nuestro tejido empresarial». El Atlas Concursal 2020, elaborado por el Registro de Economistas Forenses (REFOR), que se ha presentado este jueves en Madrid, refleja que en el último ejercicio ya se había producido un cambio de tendencia en la evolución de los concursos: en 2019 ya crecieron un 3%. Pero la pandemia va a alterar cualquier previsión. Y sus efectos sobre todo van a ser perceptibles el año que viene.

Pero las previsiones anticipan que las insolvencias pueden dispararse un 40% en España en 2021 en comparación con los números de 2019, por encima de la media global del 35% que anticipa Euler Hermes en un informe y que el REFOR incorpora en su Atlas. El ránking internacional lo liderará Estados Unidos, con un incremento superior al 50% en las insolvencias empresariales. Pero en otros países como Italia, Bélgica o Francia el aumento de las compañías en graves problemas de supervivencia será inferior, de alrededor de un 25%. Alemania aguantará mejor, con un aumento del 12% en el número de insolvencias.

El aumento de las insolvencias no se traducirá en un incremento semejante de los concursos de acreedores. Al menos en España. Una de las características de nuestro país en comparación con otros, es que hay muchos concursos que se producen en el ámbito de la economía sumergida y no constan en los registros. En España, muchas quiebras empresariales acaban con el cierre un cierre de persiana sin pasar por los tribunales. A esa conclusión llega el REFOR, comenta el economista Alberto Velasco, al comparar las cifras de pagos efectuados por el FOGASA con el número de compañías concursadas. Así, en 2019, el Fondo de Garantía Salarial efectuó 6.400 pagos, frente a los alrededor de 4.400 concursos de acreedores declarados.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, lanzó en mayo que la cifra de empresas en concurso podría llegar a las 50.000 en el año 2021, una cantidad que desde el REFOR consideran inasumible por parte de los juzgados. Por lo que comentan que se trataría de un posible número de insolvencias empresariales, algunas de las cuales pueden acabar en concurso, y otras, no.

Para el economista Alfred Albiol, presidente del REFOR, en el primer trimestre de 2021, especialmente, se van a comenzar a notar las insolvencias, sobre todo en las empresas del sector servicios, en el turismo y también entre los autónomos. Albiol precisa que «un pico importante de la ola de crecimiento de las insolvencias se dará en el segundo trimestre de 2021». Ello, porque en abril, mayo y junio de este año se comenzaron a conceder los créditos con el aval del ICO, que cuentan con un año de carencia, por lo que será en los mismos meses de 2021 cuando las empresas tendrán que comenzar a hacer frente a su devolución y algunas no podrán hacer frente a esos pagos. De ahí que Albiol prevea que en esas fechas habrá un pico en la presentación de concursos por parte de las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *