Historias destacadas

Las pequeñas empresas se preparan para un rally ante la victoria de Biden

Spread the love

Desde el estallido del Covid-19, las pequeñas empresas de EE.UU. han ido a la zaga de las más grandes. Sin embargo, desde septiembre, las empresas de pequeña capitalización han subido un 4,4% más que las grandes, al tiempo que las posibilidades de Joe Biden de ocupar la Casa Blanca iban aumentando en el interminable recuento de las elecciones del 3 de noviembre.

Una explicación de este cambio es que los analistas esperan un paquete de estímulos fiscales más amplio bajo el mandato de Biden y también un crecimiento económico potencialmente mayor. “Este escenario debería beneficiar a las pequeñas empresas, ya que tienden a ser más sensibles económicamente en comparación con las grandes”, asegura Sean Markowicz, CFA, responsable de Estrategia y Análisis de Schroders.

Apetito por los emergentes: las gestoras ven oportunidades en el largo plazo

Como contexto, los resultados electorales de Estados Unidos, ya están descontando un escenario positivo para las small caps de Estados Unidos. El Russell 2000, el índice de referencia de las compañías de baja y mediana capitalización en el mercado norteamericano ha subido cerca del 5% en las últimas cinco sesiones. El optimismo ha llegado de la mano de ese enfoque de que las políticas de apoyo demócratas pueden servir como vientos de cola para el tejido empresarial pequeño y mediano.

“En el caso de una victoria de Biden y de que los demócratas ganen el Senado, esperamos ver un gran paquete fiscal que impulse los mercados, también que el dólar continuara su tendencia de debilitamiento, lo cual, combinado con un enfoque menos conflictivo del comercio mundial”, explica Talib Sheikh, gestor de Jupiter Flexible Income (Multiactivos). Un gobierno dividido, dirigido por Biden, trataría de aplicar políticas similares, pero se vería “gravemente perjudicado por un Senado de mayoría republicana”, añade.

Este esquema serviría como recompensa para las small caps norteamericanas, aunque el enfoque variaría, según el resultado en el conteo de votos para la carrera senatorial, que parece que puede resolverse en enero en Georgia. El CIO de Julius Baer, Yves Bonzon, señala al respecto: “si, por otra parte, la ‘ola azul’ rompe sobre América, podemos esperar que el primer rally explotable en acciones cíclicas y US small caps comience en años”

Bonzon resume “la primera conclusión, por lo tanto, es no posicionarse ‘riesgo on’ o ‘riesgo off’ dependiendo del ganador (si hay uno).” El experto de Julius Baer concluye, “más fundamentalmente, las tendencias estructurales subyacentes en la economía y la sociedad persistirán más allá del inquilino que ocupe el despacho oval durante los próximos cuatro años”.

3 de noviembre de 2020. Joe Biden usa un megáfono para hablar con sus partidarios como parte de una visita rápida al Union Hall en Pensilvania.

Escenario positivo

Con todo, cualquier escenario en el que se observe un triunfo demócrata sería beneficioso para las compañías más pequeñas en bolsa. Desde el punto de vista de la regulación, se piensa que las tasas impositivas podrían subir bajo la presidencia de Biden, y eso podría ser malo para las acciones financieras.

“Los bancos suelen tener una orientación nacional”, dice Nicolas Janvier, gestor de Threadneedle American Smaller Companies. “Por lo tanto, el aumento del impuesto de sociedades afectaría más a estas empresas que a las que son más globales o tienen exposición fuera de Estados Unidos”.

Pero una presidencia de Biden también podría significar un aumento de los estímulos fiscales, más estabilidad y un aumento en el comercio internacional que se ha visto frenado con Trump. Cormac Weldon, gestor de Artemis US Smaller Companies, dice que cualquier medida que estimule la economía estadounidense es positiva para las empresas más pequeñas, ya que están más centradas en el ámbito nacional. “Muchas pequeñas empresas son propietarios individuales, el apoyo que recibirían los beneficiaría directamente”, expone.

Una victoria demócrata también ayudaría a mover dinero hacia energías limpias e infraestructuras verdes, de las cuales hay muchas en el espacio de pequeña capitalización de Estados Unidos a Weldon le gusta NextEra Energy Partner en el sector. Desde su punto de vista, el apoyo a las energías renovables se reforzará con Biden, pero incluso durante la era Trump, señala, las regulaciones están a favor y “los clientes quieren energías renovables”.

Si bien algunos expertos creen que las acciones energéticas y financieras funcionarían mejor con la política de desregulación de Trump, Jan Willem Berghuis, gestor del fondo Kempen Global Small-Cap Fund, señala que “este año estos sectores no han tenido un desempeño pobre bajo la misma administración”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *