Historias destacadas

Martínez denunció entre su círculo que el PP le dejó caer tras salir de Interior

Spread the love

La Audiencia Nacional acogió este jueves la primera de las declaraciones acordadas en esta nueva fase de la investigación por el espionaje a Luis Bárcenas. El que fuera director de comunicación del Ministerio del Interior, Juan José Esteban, estaba llamado en calidad de testigo por su “relación cercana” con Francisco Martínez, exsecretario de Estado de Seguridad e imputado en esta pieza, bautizada como Kitchen. En su cita judicial, el exdircom explicó que no tenía conocimiento alguno de esta operación y que intercambió mensajes con Martínez porque lo veía muy hundido debido a la falta de apoyo del Partido Popular. 

Así lo confirman a este medio fuentes presentes en su declaración que se produjo en la tarde de este jueves. El exalto cargo del Ministerio que entonces dirigía Jorge Fernández Díaz compareció por los mensajes que se intercambió a principios de 2017 con el exnúmero dos de ese departamento. En los mismos, Martínez amagaba con contarle quien implicó al comisario jubilado José Manuel Villarejo en estos hechos. ‘No hace falta q te recuerde quien metió a Villarejo en escena, no?’ o ‘Y si quieres un día te cuento quien daba instrucciones sobre “cuidar” a Villa y en qué términos…’, son algunos de ellos. El entonces jefe de prensa le respondía con escuetos ‘ok’ o ‘está claro’ porque, según ha explicado hoy, le vio muy afectado y le quiso dar apoyo emocional. 

Francisco Martínez

Lo veía solo y mal

Estas comunicaciones se produjeron en 2017, justo un año después de que Martínez abandonara el Ministerio del Interior y a escasos meses de que arrancara esta investigación que forma parte del caso Villarejo. Las quejas del político por el trato que le dio el partido no solo se vieron reflejadas en estas comunicaciones incautadas en marzo por Asuntos Internos. Igualmente plasmó en el año 2019 un largo escrito que guardó en su dispositivo telefónico y en el explicó, a modo de reflexión, que “nadie del partido” había mostrado “el más mínimo interés” en ayudarle. De hecho, escribió que su entonces jefe se dio un “baño de masas” y se desligó por completo del operativo en un “repugnante gesto de vanidad”.  

Preguntado sobre este asunto, el testigo explicó a los investigadores que le contestó a sus mensajes de 2017 porque le veía agobiado y por empatía personal. Él interpretó que parte del malestar de Martínez -el cual mantiene que recibió instrucciones muy concretas en el operativo de espionaje a Luis Bárcenas-fue porque le retiraron de las listas electorales perdiendo así su condición de aforado. Según las fuentes consultadas, expuso que le daba la razón en sus argumentarios porque lo veía solo y mal y que le envió artículos periodísticos porque era algo habitual que hacía con todos sus jefes. Con todo, apuntó en muchas ocasiones de la testifical que no recordaba detalles. 

La Fiscalía Anticorrupción también se interesó por el motivo por el cual en el año 2019 todavía mantenían comunicaciones en relación a este asunto, a lo que Esteban respondió que fue porque Martínez en ese período de tiempo ya se sentía señalado por la Kitchen. Cabe recordar que su imputación el pasado mes de enero se produjo a tenor de las confesiones que efectuó en sede judicial el que fuera jefe de la UCAO, Enrique García Castaño. El comisario, apodado como ‘el Gordo’, aseguró que el exsecretario de Estado conocía los entresijos de esta operativa costeada con fondos reservados del Estado y que fue el receptor de un ordenador que se custodió en la Comisaría General de Información con el volcado de los teléfonos de Bárcenas. 

Información investiga si las amenazas al juez Castellón vienen del entorno Vox

Ajeno a la excúpula policial

En su declaración, Esteban fue preguntado por ‘El Gordo’, si bien se limitó a decir que no sabía ni que le habían cesado en febrero de 2017. Igualmente rechazó conocer a Villarejo más allá de saber que dependía de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional. Misma respuesta ofreció cuando se quiso averiguar si conocía la operación Kitchen. Sobre este punto razonó que no tenía conocimiento alguno del asunto porque esta trama, desarrollada entre los años 2013 y 2015, estaba finiquitada cuando llegó al Ministerio para ejercer como director de comunicación.

Para este jueves estaba llamado a declarar el cura Silverio si bien el magistrado Manuel García Castellón suspendió su citación sine die tras alegar éste que había sufrido una inundación en su domicilio de Alicante. Su implicación en el caso se produce por haber sido la persona que reenvió a ‘El Gordo’ los ‘whatsapps’ que recibió de Martínez. En estas comunicaciones, que leyó voluntariamente el exjefe de la UCAO en sede judicial, Martínez le contó que se iba a entregar en el juzgado las actas notariales en las que constan los mensajes recibidos entre 2013 y 2014 “con instrucciones muy claras y explícitas” sobre los operativos policiales. Dijo además que su legalidad le pareció “clarísima” y que “necesariamente conlleva la situación de Jorge (Fernández Díaz) y probablemente de Rajoy“. Así consta en el auto del magistrado por el cual acordó la imputación del exministro del Interior, el cual comparecerá la semana que viene en la Audiencia Nacional junto con su exnúmero dos de entonces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *