Ciencias Salud

Moderna asegura que su vacuna da inmunidad frente al COVID por, al menos, tres meses

Spread the love

Más información

Moderna ofrece nuevos datos sobre el impacto que tendrá su vacuna contra el COVID-19.

Tras demostrar tener una eficacia del 94%, la vacuna probó que hace que el sistema inmunológico humano produzca anticuerpos potentes que perduran durante al menos tres meses.

Los investigadores del estadounidense Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que codesarrolló el fármaco, estudiaron la respuesta inmunitaria de 34 participantes adultos, jóvenes y mayores, desde la primera etapa del ensayo clínico.

En un artículo publicado en el New England Journal of Medicine, los científicos explicaron que los anticuerpos, que son los que impiden que el virus SARS-CoV-2 invada las células humanas, “disminuyeron ligeramente con el tiempo, como se esperaba, pero permanecieron elevados en todos los participantes 3 meses después de la dosis de refuerzo”.

La vacuna, llamada mRNA-1273, se administra en dos inyecciones con 28 días de diferencia cada dosis. Aunque la cantidad de anticuerpos cae con el tiempo, eso no es necesariamente un motivo de preocupación.

El director del NIAID y principal asesor de la Casa Blanca, Anthony Fauci, dijo que es muy probable que el sistema inmunológico recuerde el virus si se vuelve a exponer más adelante y luego produzca nuevos anticuerpos.

De manera alentadora, el estudio mostró que la vacuna activó un cierto tipo de célula inmunitaria que debería ayudar en la llamada respuesta de memoria, pero solo un estudio a más largo plazo confirmará si este será realmente el caso.

La vacuna Moderna será revisada el 17 de diciembre por un comité asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por las siglas en inglés), y podría recibir luz verde para su aprobación de emergencia poco después.

Al igual que la vacuna producida por Pfizer y BioNTech, la de Moderna se basa en una nueva tecnología que utiliza material genético en forma de ARNm (ácido ribonucleico mensajero).

El ARNm está encerrado en una molécula de lípidos y se inyecta en el brazo, donde hace que las células del interior de nuestros músculos construyan una proteína de superficie del coronavirus. Esto engaña al sistema inmunológico haciéndole creer que ha sido infectado con un microbio y lo entrena para construir el tipo correcto de anticuerpos para cuando se encuentre con el virus real.

La administración del presidente Donald Trump planea concluir para fines de febrero la vacunación contra el COVID-19 a 100 millones de personas en Estados Unidos, o alrededor del 40% de los adultos del país, según anunció un alto funcionario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *