Coronavirus

‘Operación Acogida’: Brasil es el país latino que más refugia y regulariza la migración venezolana

Spread the love

Primera modificación:

Desde 2018, Brasil hace frente a la llegada de miles de venezolanos que huyen de la crisis económica que atraviesa su país. Una situación que ha sido descrita como una de las peores emergencias humanitarias de la nación y que ha llevado a sus autoridades, especialmente al Ejército, a liderar un plan de organización para evitar el colapso del estado de Roraima, uno de los más empobrecidos y fronterizo con Venezuela.

Según las cifras, al menos 650.000 ciudadanos venezolanos han cruzado a territorio brasileño en los últimos años. Con ello, la nación más grande de Sudamérica es la tercera con mayor número de refugiados solamente superada por Colombia y Perú. 

La presencia de los migrantes tomó por sorpresa a las autoridades brasileñas. En un primer momento, era común ver a los venezolanos deambulando en las calles de Boa Vista, capital del estado de Roraima.

Ante este panorama las fuerzas militares establecieron la ‘Operación Acogida’, un programa de respuesta coordinada en el que participan once ministerios y un centenar de agencias gubernamentales y no gubernamentales.

Entre las medidas tomadas está la instalación de once centros de abrigo (o lugares de acogida) en Boa Vista, donde residen la mayoría de los venezolanos que emigraron a Brasil. Adicionalmente, se implementó un programa de inserción, el cual, además de la regularización, ha llevado a miles de venezolanos a otras localidades de Brasil para que trabajen, tras un proceso de capacitación y enseñanza del idioma portugués. 

“Desde el inicio de la operación insertamos desde Roraima hacia el interior de Brasil a 42.496 venezolanos”, relata a France 24 el coronel Emílio Brandão, jefe del Centro de Coordinación de Interiorización de la Operación Acogida.

Brote de Covid-19, una crisis dentro de otra crisis

Gracias al programa de inserción, el número de refugiados en los centros de Boa Vista se redujo de 12.000 a 4.500 aproximadamente. Una situación que también se vio influenciada por la pandemia de coronavirus y el cierre de fronteras.

Ante la emergencia sanitaria, la Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reorganizó las instalaciones de abrigo para aumentar la distancia social entre las personas, que cuentan además con hospitales de campaña para atender las emergencias.

El resultado de las medidas fue que menos de diez personas murieron por la enfermedad entre más 12.000 venezolanos presentes.

Preocupación por Joe Biden y el futuro del programa

La oposición, contraria al presidente Jair Bolsonaro, ha cuestionado la política del Gobierno respecto a la crisis venezolana. En septiembre de 2020, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, visitó los campos de refugiados en Brasil. Un hecho que fue calificado como “afrenta a la autonomía diplomática de Brasil y a la soberanía nacional” por parte de la oposición. 

“Venezuela está cercada por todos lados y Pompeo vino aquí, es una cosa triste y vergonzosa, porque es como si él hubiera venido a inspeccionar un campo de batalla. Es una agresión a la soberanía brasileña con la connivencia del Gobierno brasileño”, consideró Celso Amorim, exministro de Exteriores de Brasil.

El Gobierno de Brasil, justificó la visita de Pompeo al ser Estados Unidos uno de los mayores patrocinadores del programa para los refugiados en el mundo.

Con Joe Biden como presidente electo es de esperar que la relación entre Brasil y la Unión Americana empeore. Adicionalmente, crece la duda sobre si el nuevo jefe de la Casa Blanca mantendrá el apoyo financiero a esta ‘Operación Acogida’. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *