Salud

Pfizer quiere involucrar a su planta española en la fase final del proyecto

Spread the love

Es muy probable que España ponga su granito de arena en el esfuerzo mundial para sacar adelante una vacuna efectiva contra la covid, aunque no haya estado en el centro de las investigaciones ni en el desarrollo del proyecto. Los responsables de Pfizer, tras comprobar la efectividad de la vacuna en los estudios preliminares, estudian movilizar a buena parte de la planta biotecnológica de la compañía en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes para la parte del final de la producción de la sustancia y su distribución.

Responsables de la compañía norteamericana confirmaron este lunes que Pfizer implicará a más instalaciones en la producción de la vacuna, al margen de los cuatro grandes complejos involucrados ya en el proyecto en EE UU y Bélgica. Portavoces de Pfizer no quisieron aclarar cuál será el papel de la planta madrileña, aunque diversas fuentes consultadas por este periódico explicaron que desde hace meses las instalaciones españolas se han ido transformado para apoyar en la fase final de la vacuna contra el coronavirus.

Sergio Rodríguez, presidente y director general de Pfizer en España, aseguró este fin de semana en una entrevista a ‘El Global’ que su compañía espera fabricar hasta 100 millones de dosis antes de que acabe 2020 y aproximadamente 1.300 millones de dosis para fines de 2021, aunque no aclaró cuál será el peso ni hasta dónde se involucrará la planta española.

Sea como fuere, aunque España pudiera jugar un papel destacado en esta fase final de la vacuna, es probable que no vaya a ser el epicentro de la compañía en Europa. Pfizer -explicaron portavoces de la empresa en Madrid- tiene en proyecto que sus instalaciones de Puurs, al norte de Bruselas, en Bélgica, sean el eje de su «suministro europeo», en el que su socio en este proyecto, BioNTech Drug Substance Supply, «también formará parte de la red de suministro comercial».

Aun así, diversas fuentes del entorno de la empresa explicaron que desde que a principios de año la covid se convirtió en pandemia en el centro de San Sebastián de los Reyes, centrado principalmente hasta ahora en la producción de tratamientos contra la hemofilia A y B, se está trabajando para adaptar la producción a la vacuna que ahora parece demostrar un efectividad del 90%.

Estados Unidos

Desde el inicio, el centro de Madrid está en conexión con las tres instalaciones de Pfizer que en Estados Unidos han estado destinadas para el programa de vacunas comerciales contra el coronavirus y que ya han llevado el peso de la investigación y desarrollo científico del remedio contra la covid. La primera de ellas es la planta de Saint Louis, Missouri, donde se fabrica el ADN plasmático del antígeno de la vacuna. Este ADN modelo se fabrica en un proceso de cultivo celular y posteriormente se purifica mediante una serie de pasos cromatográficos y de filtración.

La segunda planta involucrada es la de Andover, Massachusetts, que se dedica a la fabricación de la «sustancia activa». O sea, es en Andover donde, mediante un proceso enzimático, se incuba el ADN. A continuación, la sustancia activa se envía a Kalamazoom Míchigan, para la «formulación, llenado y acabado» del producto.

Rodríguez, que anunció en otra entrevista a ‘El Economista’ que su compañía solicitará la autorización para la fabricación de los vacuna a partir de la tercera semana de noviembre, también recordó que en septiembre la multinacional cerró un preacuerdo con la Comisión Europea para un suministro propuesto de 200 millones de dosis a los estados miembros de la Unión Europea, con opción de suministrar 100 millones de dosis adicionales. Las entregas comenzarían a finales de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *