Cultura

Raquel Meroño: «Lo más difícil en ‘MasterChef’ es aguantar la presión»

Spread the love

Flamante ganadora de la quinta edición de ‘MasterChef Celebrity’, Raquel Meroño (Madrid, 45 años) confiesa que le «costó muchísimo» guardar el secreto de su triunfo desde julio, el mes en que se grabó la última gala. La actriz vivió la celebración de la gran final del exitoso formato de La 1 de TVE con sus hermanas e hijas en casa. «Y con mis padres a través de ‘Zoom’», cuenta la madrileña, que apenas descansó la noche del martes al miércoles por las continuas felicitaciones que recibía por la victoria. «Tenía unas ganas de que llegase el día y poder gritarlo a los cuatro vientos», reconoce tras cinco meses de silencio forzado.

Meroño rompió los esquemas y llegó a la prueba final sin haber sido la favorita durante el concurso culinario. Se batió en duelo con el humorista Florentino Fernández ‘Flo’ y cocinó un menú de alta cocina inspirado en su trayectoria personal, en el que mezclaba productos españoles y asiáticos: un entrante de atún de almadraba en una base de gelatina; un plato principal de solomillo de cerdo ibérico con cilantro, jengibre, lemongrass y esferas de leche de coco; y un dulce de mango como postre.

Una elaboración que se llevó la ovación de los chefs Joan Roca y Ángel León, quienes participaron en la valoración de los platos junto a los jueces habituales del programa.

«Ha sido inesperado para mí y para todo el mundo. Al principio no quería que me echasen la primera, pero a medida que fue avanzando el programa la evolución ha sido increíble. El trabajo ha tenido sus frutos y no puedo estar más contenta», celebra la intérprete. Explica que se preparó para el concurso durante muchísimo tiempo y centró su vida en ‘MasterChef Celebrity’. «Los días que no iba al plató estaba con mi coach Bárbara Buenache haciendo cocinados de diez y doce horas diarias. Cuando estaba libre, me ponía a estudiar y repasar recetas», explica la ganadora. Cortó comunicaciones con amigos para priorizar y preparar su concurso en el formato. «Lo dije en casa. Esto solo se puede hacer de una forma obsesiva y compulsiva», añade.

El esfuerzo de Meroño se vio recompensado con su gran triunfo en la final. Además del título que le consagra como ‘Masterchef Celebrity’ en España, ha recibido un premio de 75.000 euros que ha destinado a la ONG del padre Ángel, ‘Mensajeros de la Paz’. Pero lo más difícil del espacio, relata la madrileña, es «aguantar la presión». «Te llevan a un límite emocional y físico que te deja muy desprotegido y vulnerable. Los cocinados, los jueces, la competición sana… es una mezcla perfecta», confiesa.

Su paso por el programa, contó, le hizo recuperar la ilusión que tenía al empezar a trabajar en televisión. «Todo lo que he conseguido en mi vida ha sido en base a soñarlo y luego trabajarlo mucho. La experiencia te hace más terrenal pero la fantasía es fundamental para el éxito, porque es el motor», dice Meroño.

Con ‘MasterChef’ se volvió a ilusionar con la pequeña pantalla. «Me ha vuelto a recordar cómo se consiguen las cosas. Con horas de trabajo, pero siempre disfrutando», apostilla la artista metida también a empresaria hostelera.

Una vivencia, en definitiva, de la que se lleva buenos amigos. «He descubierto a Raquel Sánchez Silva; fue muy importante en mi proceso emocional y muy generosa. Cuando se fue, vino a mi casa, me dio todos sus apuntes y una carta en la que me explicaba que tenía que confiar en mí. Fue un antes y un después», subraya.

«Resaca emocional»

Raquel Meroño saltó a la popularidad por su papel en ‘Al salir de clase’, que emitió Telecinco entre los años 1997 y 2002. Reconoce que le encantaría poder volver a reencontrarse con sus compañeros en un ‘revival’, tan de moda en la actualidad. «Alguna vez han fantaseado con eso y me han dicho algo. Pero sí, sería un proyecto maravilloso», afirma.

Alejada de la televisión, se centró en su faceta de madre con dos gemelas y en otros negocios como empresaria, entre los que se encuentra la apertura de un conocido chiringuito en Tarifa (Cádiz). «La hostelería es un pilar fundamental de nuestra economía. España son bares, restaurantes, hoteles. Vivimos del turismo. No pueden dejar a la deriva a tanta gente que está cerrando sus negocios. Necesitan un salvavidas», reivindica.

Entre los planes profesionales más inmediato, Meroño advierte de que todavía se le tiene que pasar «la resaca emocional» por el triunfo de ‘MasterChef Celebrity’». «Tengo un proyecto personal que quiero desarrollar y otro para volver a la tele en una serie. Si eso pasa, va a ser otro regalazo. Es ahora mismo lo que más quiero en el mundo», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *