Salud

Sanidad espera vacunar antes de mayo a la mayoría de la población

Spread the love

La euforia mundial, tras el anuncio de Pfizer de que su vacuna tiene más de un 90% de efectividad y que ya está prácticamente lista para su distribución, contagió este martes al Ministerio de Sanidad. El Gobierno, que hace solo unos días apuntaba a que antes de la próxima primavera no podría iniciarse una campaña de vacunación masiva, ha rehecho totalmente su calendario y ahora calcula que las primeras dosis de Pfizer estarán ya en España a finales de este mismo año o, como muy tarde, a principios de 2021.

El titular de Sanidad, Salvador Illa, fue más allá y, en plena resaca por las celebraciones de la buena noticia del lunes, anunció que su departamento confía en contar en enero con 20 millones de dosis de la multinacional estadounidense que, al tratarse de una doble toma, servirían para inmunizar a unos 10 millones de españoles en enero del próximo año.

Con estas halagüeñas noticias, Illa se atrevió a un vaticinio arriesgado: «Alrededor del mes de mayo» Sanidad espera tener un «porcentaje de población suficientemente relevante vacunada» a través del sistema nacional de salud, que va a distribuir estas dosis de manera gratuita. «Si todo va como hemos previsto, la mayoría de los españoles podrían estar vacunados en mayo», reiteró el ministro.

El optimismo en el Gobierno es grande. Y es que España, además de estos primeros 20 millones de inyectables, es probable que pueda acceder a otros 10 millones de dosis adicionales en las primera semanas de 2021, siempre dentro del acuerdo firmado por la plataforma de compras de la Comisión Europea, que este mismo miércoles podría recibir el visto bueno para cerrar la compra de 200 millones de dosis, ampliables a otros 100 millones para el viejo continente. España, gracias a la UE, confirmaron fuentes gubernamentales, se llevará por tanto un buen pedazo de la primera tarta de vacunas de Pfizer, que espera antes de final de año haber producido 50 millones de dosis y 1.300 millones a lo largo de 2021.

Luces y sombras de la vacuna de Pfizer

En cualquier caso, el Gobierno no ha puesto todos los huevos en la misma cesta, ya que participa en las negociaciones europeas sobre otras posibles vacunas. Si estos otros proyectos también saliesen adelante a tiempo, se incorporarían cuanto antes a la campaña de vacunación de manera simultánea a la de Pfizer, según explicaron en Sanidad, donde recordaron que el departamento cuenta con un presupuesto inicial de mil millones de euros para vacunas.

El ministro de Ciencia, Pedro Duque, se mostró algo más cauto con los plazos que su colega de Sanidad. «La vacuna de Pfizer está en los últimos días de negociación. Hasta que no esté firmado no podemos afirmar nada», aunque sí insistió en que «a partir de enero están asignadas 20 millones de vacunas para España, a un precio negociado por la UE que será pagado por el sistema nacional de salud».

16,8 euros

En ese precio, la multinacional incluirá la resolución de los problemas logísticos, como su conservación a temperaturas inferiores a 70 grados negativos. Y será en esa parte del proceso en el que muy probablemente la planta de Pfizer en San Sebastián de los Reyes, Madrid, tenga un papel relevante, según revelaron este martes fuentes de la compañía.

El precio que pagará España por esas primeras 20 millones de dosis dentro del acuerdo de compra de la Comisión Europea es todavía una incógnita incluso para el Gobierno español. No obstante, en Moncloa se cree que un precio de referencia fue el que pagó el Ejecutivo de Donald Trump por las primeras 100 millones dosis y el derecho a adquirir 500 millones más. Entonces, Washington desembolsó 1.950 millones, o sea que cada inyectable costó 19,5 dólares; es decir, unos 16,8 euros.

Si Europa compra al mismo precio, España deberá pagar a Pfizer una primera factura de 336 millones por las 20 millones de dosis que servirían para inmunizar a los 10 primeros millones de ciudadanos.

Illa ya adelantó que serán siempre las autoridades sanitarias del ministerio y los responsables de salud de las comunidades autónomas los encargados de estudiar y decidir qué grupos poblacionales serán vacunados con prioridad. Los expertos de Sanidad ya avanzan que muy probablemente las primeras 20 millones de dosis irán para los colectivos riesgo (personas mayores y con patología graves) y los grupos de profesionales que tienen contacto directo con estos grupos y con los enfermos.

En cualquier caso, en Sanidad ya avisan de que la inmunización de la sociedad «no llegará de la noche a la mañana». La propia vacuna de Pfizer, si comenzara a inocularse la primera toma a principios de enero, no provocaría anticuerpos hasta 28 días después, ya que para que haga efecto hay que inyectar una segunda dosis tres semanas después de la primera y hasta siete días después de esta segunda toma no daría la inmunidad.

Illa, a pesar de los estudios que apunta a que el 50% de los españoles rechazaría inocularse la vacuna en los primeros momentos, se mostró convencido de que no hará falta forzar a la población. «Creo que la ciudadanía va a reaccionar bien, por tanto no creo que haga falta hacerla obligatoria, aunque es algo que no podamos descartar», apuntó.

«Las vacunas salvan vidas», señaló Illa. «El marco europeo da plenas garantías, vamos a ser muy claros y contundentes con esa gente que dice mentiras, es la anticiencia», avisó el ministro ante la posibilidad de que haya movilización de negacionistas o anti-vacunas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *