Negocio

Telefónica planea más adquisiciones con Tech y aplaza la llegada de un socio

Spread the love

Telefónica se quiere dar un tiempo para rentabilizar al máximo su flamante división de servicios tecnológicos. El objetivo marcado hace ahora casi un año era la separación formal de estos activos en el grupo para, posteriormente, dar entrada a un nuevo socio industrial o financiero que adquiriera una participación minoritaria. Sin embargo, la operadora de telecomunicaciones presidida por José María Álvarez-Pallete prevé aguardar varios trimestres hasta que los engranajes societarios de Tech estén a pleno rendimiento. Mientras tanto, la compañía sigue analizando nuevas adquisiciones de pequeñas startups para fortalecer su portafolio de servicios después de incorporar a dos compañías especializadas en ciberseguridad.

Hace ahora un año, la compañía incluía la puesta en marcha de una filial tecnológica como uno de los cinco pilares del plan de acción para recuperar terreno en bolsa. El objetivo era extraer los negocios de ‘big data’, ciberseguridad y de la nube a una entidad independiente que trabajara para la propia Telefónica y para terceros. La tesis: estos activos valen más fuera de la estructura de la operadora, como sucede con otros como las torres de telefonía. Esa separación iba a permitir ponerlo en valor con una posible salida a bolsa o con la entrada de un inversor externo que se quedara con una participación minoritaria. Durante este tiempo, el equipo liderado por José Cerdán se ha concentrado en completar ese ‘spin off’ completo. Éste está prácticamente finalizado a falta de los activos en Brasil. Ha consistido básicamente en extraer todo ese negocio, que hasta ahora era prestado por cada una de las operadoras de los países, en una sociedad que será la que ahora facture a éstas -y, potencialmente, a otros clientes-.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en un acto público reciente.

Esa separación no ha resultado, ni mucho menos, sencilla. Primero por los diferentes retrasos que se han sufrido en las gestiones para reorganizar las sociedades y los activos por la pandemia del coronavirus y la paralización de todos los trámites administrativos. Y después por el reto de construir esa estructura guardando un equilibrio. Hay que tener en cuenta que Tech ya tiene entidad propia y será la que ofrezca los servicios de esas divisiones tecnológicas a las operadoras que, finalmente, serán las que facturen al cliente final -normalmente empresas-. Con esta configuración, la operadora se ha marcado el objetivo de que la nueva filial tenga márgenes atractivos, que puedan atraer a nuevos inversores, sin que se golpeen los de las diferentes operadoras de países. Este engranaje está aún en una fase muy temprana y desde la compañía quieren que esté más rodado antes de dar entrada a algunos socio financiero o industrial.

En este tiempo, según aseguran desde la compañía, ha habido un vivo interés por entrar en el accionariado sobre todo de fondos de capital riesgo especializados en tecnología. Para evitar abrir las puertas a alguno de ellos en un momento en el que la estructura no está totalmente rodada, Telefónica quiere darse algo de tiempo. En concreto, quieren esperar varios trimestres hasta no plantear esta venta parcial. Por tanto, no cabe esperar una operación corporativa en este sentido hasta bien entrado el año 2021. Una venta que no tiene por qué circunscribirse sólo al holding completo Tech, sino que podría ser para una o varias de las filiales especializadas.

Más visibilidad al negocio 

Mientras eso sucede, Telefónica ha decidido dar más visibilidad a estos nuevos negocios dentro de los resultados que comunica al mercado cada trimestre. El objetivo es mostrar que, frente a un negocio de conectividad ‘tradicional’ que está estancado ante la madurez del mercado y la guerra de precios, este tipo de negocios crecen a doble dígito. Entre enero y septiembre de este año, las ventas superaron la barrera de los 1.100 millones de euros con una subida de más del 15% respecto al año anterior, con un mejor comportamiento de ciberseguridad y ‘cloud’.

En ese intento por dar más visibilidad a las entrañas de esta nueva división, Telefónica compartió en octubre algunas cifras que enseñan la evolución del negocio. En servicios de computación en la nube, la operadora ejerce de distribuidora de servicios de grandes compañías ‘tech’ como Google, Facebook o Microsoft. A cierre de septiembre, tenía activas en sus clientes casi 1,1 millones de licencias Office 365, el sistema de productividad en la nube del fabricante de Windows. En el lado del llamado Internet de las Cosas, contaba con 22,8 millones de accesos, mientras que en ciberseguridad sumaba 27 patentes.

Más adquisiciones

Por tanto, Telefónica esperará para abrir las puertas a otros socios y dará más visibilidad. Y, por último, irá completando el portafolio de servicios con más pequeñas adquisiciones en las tres filiales del holding tecnológico. En los últimos meses se ha incorporado Govertis, consultora especializada en la gestión de riesgos de ciberseguridad, y de iHackLabs, que apoya la formación y educación de profesionales en este ámbito. La inversión de estas compras no ha sido desvelada, aunque por el tamaño de las compañías no será especialmente significativa. Ni la división de la ‘nube’ ni de ‘big data’ han incorporado nuevas compañías en el último año.

Esta potenciación de Telefónica Tech forma parte de toda la estrategia de diversificación de la teleco presidida por José María Álvarez-Pallete para abrirse a nuevos servicios más allá del de conectividad fija y móvil. En los últimos meses, la compañía se ha lanzado a ofrecer un servicio de telemedicina a través de la marca Movistar Salud (en alianza con la multinacional Teladoc Health) y otro vinculado a la seguridad del hogar tras la compra del 50% de Prosegur Alarmas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *