Negocio

Telefónica reduce sus beneficios un 50% hasta septiembre

Spread the love

Telefónica sufrió unas pérdidas de 160 millones de euros en el tercer trimestre del año, debido al impacto de la pandemia de coronavirus que se dejó sentir en las divisas emergentes y, además, al ajuste de valoración de 785 millones de euros que ha tenido que acometer la operadora en su división de Argentina. En todo caso, estos números rojos que ha cosechado la empresa entre junio y septiembre de 2020 son inferiores a los que registró en el mismo periodo del año pasado, cuando sus pérdidas fueron de 443 millones de euros.

Con la evolución en el tercer trimestre, el grupo, en lo que llevamos de 2020, ha visto mermados sus beneficios en un 50% en comparación con los nueve primeros meses de 2019, hasta los 671 millones de euros.

«Los resultados no alcanzan las estimaciones del consenso», valoran los analistas de Bankinter. Y es que el mercado esperaba que en el tercer trimestre del año la compañía arrojara un beneficio de 547 millones y no pérdidas. Si bien, sin los impactos extraordinarios, Telefónica habría alcanzado unas ganancias de 734 millones de euros, lo que habría supuesto una mejora del 5% respecto al segundo trimestre del año.

Los ingresos alcanzaron los 10.461 millones de euros en el tercer trimestre, lo que supone un aumento del 1,2% respecto al periodo comprendido entre abril y junio, pero una caída del 12% interanual. En los nueve primeros meses del año, el descenso de la facturación se cifra en un 10%, hasta situarse en los 32.167 millones de euros.

Telefónica, en este tercer trimestre, se ha volcado en atraer y retener a los clientes de alto valor y en mejorar la experiencia de todos ellos. Ello se ha traducido, afirma la empresa, en un descenso de la tasa de abandono, que baja hasta el 2,4% desde el 2,7% de septiembre de 2019. De esta manera, la base total de accesos del gruo cerró septiembre en los 341,5 millones, por encima de los 337,3 millones de junio de 2020.

Para los expertos de Bankinter, «la parte positiva es que continúa, pese a todo, el desapalancamiento». La deuda financiera neta del grupo ha quedado situada en los 36.676 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,9% frente a los niveles de cierre de 2019. El presidente de la compañía, José María Álvarez-Pallete, se ha felicitado por esta razón: considera que una demostración de fortaleza es la fuerte generación de caja que ha registrado en el tercer trimestre, lo que ha permitido seguir reduciendo la deuda, «que baja en otros 525 millones de euros en el trimestre y en más de 1.000 millones en lo que va de año».

Además, el mantenimiento del dividendo en los 0,40 euros, lo que implica una rentabilidad de más del 10% a los precios actuales, puede ser recibido con alivio por parte de la comunidad inversora.

La compañía, además, ha alcanzado un acuerdo con Allianz para desplegar fibra en dos millones de hogares en zonas con baja penetración. La inversión prevista alcanza los 5.000 millones de euros en los próximos seis años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *