Política

Victor Entrialgo De Castro: “La derechita cobarde”

Spread the love

La derechita cobarde”, de la que desde luego no forma parte Isabel Diaz Ayuso, -Tercera de Castilla y Aragón,-no ha creído importante aprovechar el día de la Constitución  para salir a defender los derechos y libertades fundamentales que están siendo arrasadas por una banda, que va camino de conducir a la nación a la ruina, la ruptura y el desastre, empeñados en hacernos perder décadas en enfrentamientos cainitas estériles, que ya habíamos superado.

Muchos, sin partido ni militancia alguna, por “no ser hombres de partido”, hemos secundado las únicas convocatorias en España en este día de la Constitución, silenciadas, como habitualmente, por los medios de comunicación. Las iniciativas de la única formación política que ha plantando cara al golpe están siendo secundadas, lógicamente, por un amplio abanico de gente. Gente que en su día apoyó incluso una gran mayoría de cambio social y político en 1982 encabezada por el Partido Socialista porque era el momento social y España lo demandaban. ¡De eso hace ya casi 30 años!

“Quien a los 18 años no tiene ideas socializantes no tiene corazón. Pero el que las tiene a las 60, es que no tiene cabeza.» Willy Brandt-

Sánchez e Iglesias responderán al menos ante la historia de los daños que este país está sufriendo, aunque ellos confían en los cuantiosos fondos económicos de Bruselas para tapar sus vergüenzas y lanzar las sobras a los amigos. Para la reconstrucción de la crisis provocada por la pandemia y la transformación de su economía Europa, -que cree que salvando a España Delma pandemia y no del comunismo, se salvará ella-. pondrá en los próximos seis años un paquete de ayudas de 200.000 millones de euros que podría rondar el 3% del PIB anual, donde se integran 140.000 millones del fondo Next Generation EU, el más potente.

Con ellos pretende invertir 72.000 millones de euros en los próximos tres ejercicios (a través de las subvenciones del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia y del programa React-EU, que se destinarán en un 37% a inversión verde y en un 33% a la transformación digital). Por eso reían aliviado el gobierno el desasosiego de su ineptitud, y por eso tampoco se quieren bajar del poder. Pero mientras llega ese día, seguirán con una administración absolutamente elefantiásica, y a la vez ineficaz con falta de personal preparado y medios adecuados, como muestra haber logrado presentar solo un 30 % de programas de los solicitados por Europa para recibir los fondos europeos de la primera partida, antes de los aún muy numerosos que llegarán ahora para el cobyd. España es el segundo país que peor maneja los fondos. Y es por ésto. Veremos en manos de quien acaban.

Las convocatorias de ayer en los ayuntamientos de España ponen de manifiesto, además de los temores al cobyd, que España tiene lo que se merece. Un pueblo envejecido, dónde quizás su juventud sea la más envejecida de todas, la que ha tenido las mejores oportunidades y comodidades que haya tenido una  generación de españoles jamás y que, en general, dándolo todo por hecho y por debido, ahora los fondos, no parecen dispuestos a defender los derechos y libertades que reclaman, hasta que llegue la hora de emigrar.

Siendo la generación más preparada, más informada, han brillado ayer y en ocasiones semejantes, por su ausencia, no desconociendo que en su Nación, la tierra de sus padres y que con mucha suerte será la de sus hijos, se está llevando a cabo un “golpe de estado continuado”. El golpe que llevó a Sánchez al poder, apoyado en quienes habían proclamado una república dentro de una monarquía, prepara el camino a quienes tiene preparado los referéndum que pretenden desgajar el País Vasco y Cataluña de España.

Si aún así “la derechita cobarde” no lo considera suficientemente importante para convocar al país el pasado día 6 de su constitución, será en su día quien más haya colaborado a que se materialicen los enormes peligros que se ciernen sobre éste país, en lugar de lograr “la unión del centro y las derechas”.

Todo eso vendrá después de que se resuelvan las pantomimas de entrada y salida de la cárcel de los golpistas catalanes por parte del tribunal sentenciador que perdió en su dia la extraordinaria oportunidad de fijar un precedente inatacable, al margen de lo que viniera después. Pero el TS se descompuso en el momento de dictar sentencia después de la representación durante el juicio, dando lugar a lo que ya se sabía iba a venir después.

Esta comedieta a la espera de indultos o un nuevo golpe “modificando un tipo penal, nada menos que la sedición, de modo inmediatamente retroactivo, sólo para conservar el poder”. Sin olvidar que se ha concedido un tercer grado sin cumplir ni siquiera la mitad de la pena, ni mucho menos, a cobardes que negaron los hechos durante todo el proceso y que insisten desafiantes acto seguido y de forma contumaz en que lo volverían a intentar.

Lo mismo con el referéndum que se prepara en el País Vasco dónde de forma absolutamente obscena el vicepresidente del Gobierno nos anuncia que nos espera el nombramiento de golpistas catalanes o asesinos vascos como miembros del Consejo General Poder Judicial o magistrados del Tribunal Supremo.

Como los jóvenes españoles no espabilen a defender sus derechos fundamentales, no los inventados, acabarán teniendo que emigrar, como lo están haciendo, sin poder volver por Navidad. Los jóvenes españoles tienen que saber que la democracia no marcha sóla, no funciona sola, no se defiende sola, y que si no se hace a tiempo, puede ser demasiado tarde cómo pueden explicar los venezolanos, nicaragüenses, rusos, chinos y otras muchas gentes…

Es pues “la derechita”, la que tiene que dejar de ser cobarde, la que sin excusa estratégica alguna, debe buscar hombres y mujeres de Estado que sean capaces de lograr la Unión de las derechas, los centros y hasta los centros-izquierda que también dejen de ser cobardes. La gran mayoría que representando al pueblo quiera de verdad librarse de ésta pesadilla y estos mamarrachos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *