Política

Victor Entrialgo De Castro: «Trump y Sanchez: El narcisismo político»

Spread the love

Como les faltan los mínimos, escupen inseguridad cada vez que abren la boca, lo que junto a la eventual maldad de sus instintos, los convierten en insufribles. Creo que además de un Pcr para acceder al gobierno habría que superar un psicotécnico y, en cuanto lo patenten, un detector de malvados e insufribles. El país sin esta gente seguiría teniendo problemas que resolver, pero seria mucho más tranquilo y la vida más agradable. La culpa está empezando a tenerla el pueblo comodón, cobarde y timorato.

A mi no me gusta que me digan lo que tengo que pensar, y los medios que aquí y allí han callado como ahogados durante cuatro años, ahora nos turran a todas horas con lo malo que era el coco Trump. A mi me basta que me quieran comer el coco, sólo eso, para tenerme enfrente. De qué se trata que me opongo. A mi, horrorizado desde el comienzo con el narcisismo de Trump, ahora me preocupa mucho más el de Pedro Sánchez, porque llegó al poder, no lo olvidemos, de un modo infame, a través de un golpe de estado con quienes habian declarado fechas antes una república, y ahora trata de perpetuarse evadiendo por seis meses las circunstancias imprevisibles a que pudieran dar lugar los controles constitucionales del Parlamento de un estado de alarma cada quince días, como los chantajes del Coletas y los “sepulcros blanqueados”, de Otegui, Esquerra y su desafió a la lengua española, etc..

Pero el periodismo de hoy día es otra cosa, es apuntarse al caballo ganador, que es quien parte, reparte, y se lleva la mejor parte. Me pregunto, ¿a ver si con lo de Trump, se van a precipitar…?

No soporto a los locutores y bocachanclas que tratan de descalificar a toro pasado. Como si Trump no se bastase para descalificarse a sí mismo. Por eso rechazo los advenedizos, los que decían que Biden estaba mayor y ahora quieren que se coma el mundo.

Mientras el populista de aquí, Sánchez, que miente mañana y tarde, se prevale de un país drogado y como ha dicho bolsonaro, “amariconao” que le pasa por encima una apisonadora y no dice ni mu, un país que empieza a dar vergûenza, lleno de “funcionarios virgencita que me quede como estoy”, de trabajadores cogidos por la nómina, y de autónomos desesperados tratando de escaparse de la ruina provocada por el Gobierno.

La cosa es que, -siquiera como objetivo o ideal,- el periodismo de prestigio está indisolublemente unido a la búsqueda de la verdad, y, paradójicamente, “la verdad”, -no la democracia,- suele encontrarse entre los que son menos frente a los que son más.

Paradójicamente, de los cuatro años en el poder de Trump, se han derivado algunas consecuencias favorables para el mundo. El crecimiento de la economia americana, tasas de desempleo incomparables con el ámbito europeo, la inexistencia de guerras en el mundo por primera vez durante su mandato, que no es poco. Y muy fundamentalmente el intento de contener a China, desbocada como potencia mundial desde que el naif Clinton les invitara en 2001 a sumarse al Tratado de libre comercio sin asegurarse de que no se saltaran a la torera miles de reglamentaciones, origen de la expansión china por cinco continentes, y de innumerables de los desequilibrios actuales mundiales, sin entrar en el origen del virus. Si Trump finalmente tiene que dejar La Casa Blanca habrá sido víctima más que de su rival, de su narcisismo y su automplacencia.

Como pasará aquí en su día con Sanchez y el vizconde de Galapagar, -digo vizconde porque no puede llamársele marqués-. Aún con todos los medios de comunicación a favor, cualquier dia les traicionará su propia personalidad, su narcisismo. En Roma está todo. Tratarán des escaparse de él, como de su sombra, pero es imposible. La pregunta es hasta cuando seguirán abusando de nuestra paciencia.

Para los impresentables que gobiernan por aquí, las cuatro ideas que manejan no son sino un refugio, un escape. Y esa idolatría de sus pobres ideas que se han convertido en creencias, les impiden naturalmente el vivir completo, el recto pensar.

Solo se puede vivir de manera inteligente y libre cuando existe un conocimiento propio cada vez mas amplio y profundo. Y ese puré de ideas que tiene Sanchistas y podemitas mal colocadas en la cabeza lo impide.

Porque no es más que un parapeto, una trinchera desde donde aguardan a ser escupidas lo mismo en el Parlamento que en las redes sociales o al primero que pasa, revelan en sus dirigentes una carencia dificil de paliar.

En política es preferible llegar ligero de equipaje intelectual como Trump, un hombre de acción, que no tener la cabeza que cuatro mantras que bloquean todo lo que salpican, desde la burla de las mascarillas, delito capaz de llevarles a la cárcel, pasando por una alarma de seis meses si parlamento, sus escandalosa subida de sueldos o la censura en el siglo XXI, porque pensar ya se ve no se puede decir que piensen, más que lo justo para poder mentir.

Yo también creo con Rosa Díez que es un momento propicio para organizarse y convocar a todos los españoles de buena intención para dar la batalla, porque estamos en manos de un loco, que de un individuo con una personalidad psicopática, que está definida, y si quieres profundizar este comportamiento se caracteriza por lo que la ciencia llama “la triada oscura” .

1.- La psicopatía es propia de personas que no tienen remordimientos y para los que la moral y las normas éticas son completamente diferentes. P.Sánchez.

2.-El maquiavelismo es la otra pata de la triada que caracteriza,a un personaje que tiene actitudes cínicas y que adopta estrategias para beneficiar de sus propios intereses. El interés general está lejos de ser uno de sus objetivos (sólo esto debiera servir para sacarlo de La Moncloay ni siquiera aparece en sus discursos, salvo esporádicamente, y escrito por otros. No es una prioridad. O los líderes para quienes si lo es, o fue, en su día Suarez, hoy Merkel o Macron, se ocupan muy mucho de hacerlo saber. Y demostrarlo con hechos. Más claro el agua.

3.-La tercera pata de la triada es el narcisismo que define al vanidoso, a esa persona que ansioso de tener un insaciable poder ilimitado y cree tener y merecer un estatus superior.

No es un cuestión ideológica para sus honorables rivales políticos. Señores éste individuo resulta un peligro para la seguridad nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *