Historias destacadas

Vinculan al supuesto narco detenido en Motril a uno de los clanes más poderosos de la ‘coca’ de Europa y América

Spread the love

Agentes de Policía Nacional de Motril y de la unidad central de Fugitivos, desplazados desde Madrid, se personaron el pasado lunes en la calle SantaLucía de Motril para detener a un ciudadano de origen colombiano, fugado de la justicia brasileña por un asunto de narcotráfico. La mayoría de los vecinos de la motrileña barriada de las Angustias, donde se encuentra la citada calle, no se enteraron de lo ocurrido.Tampoco sabían quién vivía en la casa adosada construida en 1970 y de cien metros cuadrados por cada una de sus dos plantas adonde acudieron los agentes. Juan S. G., el arrestado, tenía una orden internacional de detención cursada por la justicia brasileña por un caso de tráfico de drogas. El fugitivo no vivía solo, sino acompañado de parte de su familia y alguna que otra persona más que solía frecuentar esta vivienda, ubicada en un barrio de clase media trabajadora. Hay quien apunta a que en la puerta del adosado, de vez en cuando, solía aparcar un turismo de alta gama modelo BMW, un lujo al alcance de pocos vecinos de esta barriada motrileña.

Juan S. G. vivía a menos de una hora y 40 minutos del gran capo de la cocaína Sergio Roberto Carvalho, quien se ha convertido en el narcotraficante más poderoso de esta droga a nivel mundial y quien, desde 2018, se sabe, por investigaciones policiales, que ha residido en una lujosa casa de Marbella de 2,2 millones de euros. A Carvalho, reclamado por la justicia brasileña, portuguesa y española, no lo han atrapado aún, pero él era el objetivo de la operación Chamaleón desarrollada de forma conjunta el pasado lunes por las policías brasileña, portuguesa, española, holandesa, rumana, de Dubai y belga, principalmente, y coordinados por Europol. A Juan S.G. lo arrestaron el lunes en Motril por dos razones: por estar fugado de la justicia brasileña y por sus presuntos vínculos con la organización de narcotraficantes liderada por Sergio RobertoCarvalho.

Que sirva como botón de muestra lo incautado el pasado lunes a la organización de Carvalho en los 173 registros efectuados en Brasil, Portugal, Dubai y España: una flota de 37 aviones, uno de ellos costaba 20 millones de euros, 70 vehículos de lujo, 52 kilos de cocaína, 12,5 millones de euros, 163 viviendas confiscada enBrasil, dos en Málaga por valor de cuatro millones de euros y otras dos enPortugal valoradas en 2,5 millones de euros, según Europol. Hay 45 detenidos, incluido el de Motril.

El gran capo

El papel de Juan S. G. en el seno de esta organización no ha trascendido, pero sí cómo solía actuar Sergio Carvalho, quien supuestamente operaba desde Málaga y se desconoce si desde Motril también para llevar cocaína desde Colombia a Brasil. De allí sacaba toneladas de polvo blanco para desembarcarlo en los principales puertos marítimos de Europa. EnEspaña lo solía hacer a través de los puertos de Barcelona yAlgeciras, para posteriormente meter la droga, principalmente, por Galicia.

De hecho, en 2018, se detectó un cargamento con algo más de 1.700 kilos de cocaína en Galicia y detuvieron a este individuo en su lujoso chalé de Marbella, donde se hacía pasar por un tal Paul Wouter, una identidad falsa adoptada por Sergio Carvalho que no ha sido descubierta hasta hace pocas semanas.

¿Cómo han podido saber del fugitivo de Motril y de Carvalho?

Encrochat es un sistema de criptocomunicación telefónica que ha permitido a las policías holandesa, francesa y británica detener a más de 800 criminales desde el año 2017 después de poder infiltrarse en esas comunicaciones. Europol y Eurojust se sumaron a las investigaciones y fruto del desciframiento de las claves para acceder a las comunicaciones de los principales clanes del narcotráfico que había a un lado y otro del Atlántico, pudieron descubrir la red de SergioRobertoCarvalho.Los teléfonos con Encrochat disponían de dos sistemas operativos, uno el habitual, y el otro que hacía de tapadera sin tarjeta SIM, ni gps, ni micro, ni cámara. Solo funcionaba en teléfonos Android y la suscripción a la aplicación de mensajería costaba 3.000 euros mensuales.

Dicho de otra manera, la Fiscalía Antidroga lo tenía identificado comoPaul Wouter y no por Carvalho, y el grupo GRECO de Galicia de Policía Nacional lo arrestó sin saber realmente cuál era su auténtica identidad. De hecho, todo el pastel se descubrió cuando hace apenas unos días su abogado notificó en la Audiencia de Pontevedra la muerte de Paul Wouter, poco después de saber que la fiscalía le pedía 13,5 años de cárcel por el alijo de 1.700 kilos de cocaína hallado en Galicia a bordo de un barco en 2018. Una comparativa de las huellas dactilares de Paul Wouter y Sergio Roberto Carvalho condujo a la Policía Nacional a saber que la identidad real de Wouter es la de Sergio Carvalho. Al fugitivo detenido en Motril el pasado lunes se le vincula con la organización de Carvalho, dedicada a la exportación de cocaína desde Brasil hasta Europa yAsia. Los investigadores hablan de que sólo en seis meses pudo ganar más de cien millones de euros.

En el marco de esta operación policial de carácter internacional, en España sólo se ha detenido al fugitivo arrestado en Motril y han bloqueado los activos financieros de diez personas afincadas en España, que presuntamente formaban parte del entramado financiero de Carvalho para blanquear y mover los cientos de millones de euros obtenidos con la cocaína.

Los agentes de la unidad Fugitivos de la Policía Nacional trasladaron a Madrid al detenido en Motril, quien ahora está pendiente de que la Audiencia Nacional se pronuncie sobre su extradición o no a Brasil. Mientras tanto, la policía sigue buscando a Carvalho, el mayor capo de la cocaína, un exmilitar brasileño de 62 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *